Martes, 11 de diciembre, 2018 | 6:44 pm

República Dominicana ya es el Nueva York chiquito, según Leonel Fernández



SANTO DOMINGO.-El presidente Leonel Fernández destacó hoy ante la Asamblea Nacional que la República Dominicana ha experimentado una extraordinaria transformación y que desde el aire se observa un verdadero Nueva York Chiquito.

Dijo que gracias al esfuerzo de un pueblo trabajador y con espíritu de superación, y “un Gobierno preocupado en aplicar políticas públicas adecuadas”, hoy se puede mostrar con orgullo que se ha ido transformando en una sociedad próspera y moderna. 

“En ocasiones, al volar en helicóptero sobre el Gran Santo Domingo, contemplo, desde la altura, la notable transformación que esta ciudad ha experimentado”, expresó el gobernante al rendir cuentas de su gestión ante los miembros de los miembros del Congreso reunidos en Asamblea, a propósito de conmemorarse hoy el 168 aniversario de la proclamación de la Independencia Nacional.

Fernández manifestó que desde el aire observa en la ciudad de Santo Domingo un espíritu de modernidad, por la amplitud de las avenidas, la circulación masiva de los vehículos, la construcción de los elevados y “los edificios que lucen como verdaderos rascacielos”.

“Al divisar semejante espectáculo, que me permite comparar a nuestra ciudad Capital con otras importantes ciudades del mundo, me digo para mis adentros, caramba, helo ahí, lo hemos logrado: el Nueva York chiquito”, dijo el presidente.

Destacó que esta transformación se ha experimentado también en distintas partes del territorio nacional, como en la carretera San Cristóbal a Baní, la que va del 15 de Azua a San Juan de la Maguana.

“La propia entrada de San Juan de la Maguana, con el Centro Regional Universitario de la UASD,  el Parque Francisco Alberto Caamaño y la Plaza Cultural Juan Bosch, nos muestra cómo ha cambiado la fisonomía del Granero del Sur”, apuntó el presidente.

Destacó además que en las Matas de Farfán la mayor parte de sus calles han sido pavimentadas, “y de ahí, en una carretera moderna, a Elías Piña, en cuya entrada lo que tenemos hoy día es un centro cultural, la Biblioteca Municipal y un instituto politécnico en lo que fuera la mansión de Trujillo”.

Hacia el Este del país, continuó diciendo el Presidente, se observa la evolución de Juan Dolio como centro turístico, con la rotonda y los puentes de San Pedro de Macorís a La Romana; con la hermosa entrada a Higuey y con el bello espectáculo de ver a El Seybo convertido en ciudad modelo de los Objetivos del Milenio.

Por el Cibao, dijo, los cambios se perciben por doquier. En los edificios que se construyen en San Francisco de Macorís y en Moca; en los negocios que se crean en La Vega; en la belleza de las carreteras de Constanza y Jarabacoa; y en el progreso y avance de todo género que se ponen de manifiesto en una ciudad tan imponente como Santiago de los Caballeros.