Domingo, 23 de septiembre, 2018 | 5:43 pm

Pequeños, pero bien “tupíos”



Napoleón Bonaparte, aseguran muchos de sus biógrafos, siempre vivió acomplejado por su pequeña estatura, por lo que pregonaba que “la grandeza de un hombre no se mide por el tamaño, sino por las hazañas que pueda materializar”.

Y en ese aspecto tuvo toda la razón, porque se “metió durante tres décadas a toda Europa en un bolsillo”, mediante estrategias militares por las que hoy se le puede catalogar como un verdadero genio, un hombre providencial que dotó a Francia de sólidas y estables estructuras de poder, aunque sus contrarios lo consideren un demonio y déspota sanguinario.

Lo del tamaño lo traigo a colación porque el próximo día 17, en el Nationals Park de Washington, será el Juego de Estrellas 2018, donde verán acción mediante elección popular dos de los jugadores más pequeños de Grandes Ligas.

Me refiero al venezolano José Altuve, intermedista de los Astros de Houston, con 5’ 6, y el dominicano José Ramírez, de los Indios de Cleveland, con 5’ 9.

Las escogencia de Altuve y Ramírez es una muestra de que no siempre el tamaño es clave para escalar lo máximo , incluso en la política, y un buen ejemplo lo tenemos los dominicanos en Joaquín Balaguer, de baja estatura, pero un genio este campo.

Pacquiao Vs. Mettyssen

Los apostadores le dan ventaja al filipino Manny Pacquiao, quien es el retador al título del argentino Lucas Mattyssen en las 147 libras.

Este combate, a celebrarse mañana en Malasia, dejará en claro que el perdedor tendrá que retirarse, en especial Manny, quien desde hace varios años ocupa una curul en el Senado filipino, ya con 39 años.

Las apuestas están 2-1 a favor de Pacquiao, pero mucho cuidado con el argentino.