Lunes, 18 de junio, 2018 | 11:01 am

Pagar favores y cobrar sin trabajar

luis-134


La reelección, en democracias y sociedades como la nuestra, siempre traerá traumas.

La vocación de eternización en el poder, la persecución por rebatiñas y la débil institucionalidad hacen que la reelección sea un motivo de profunda división y generadora de una permisividad entre sus promotores que termina contaminándolo todo.

La modificación constitucional de 2015 para permitirle la reelección a un Presidente que había ofrecido todos los argumentos sensatos para explicar, en el pasado inmediato, de porqué no era recomendable la reelección, ha hecho que se mantenga vivo y vigoroso ese fantasma.

La primera víctima parece será el propio oficialista Partido de la Liberación Dominicana.

Desde hace meses, las puñaladas silenciosas han estado a la orden del día.

Pero ya la casa no tiene espacio suficiente para lavar la ropa adentro y hay que empezar a lavarla afuera.

El “affaire” de Roberto Rodríguez Marchena y Franklin Almeyda es solo la punta del iceberg. Mientras tanto, a confesión de parte, se confirma lo que todo el mundo sabe: los nombramientos pagados con recursos públicos para no trabajar o, visto de otra manera, usar los fondos públicos para pagar favores o compromisos partidarios.

La reelección dará mucho de qué hablar.