Jueves, 18 de octubre, 2018 | 2:59 pm

Microsoft quiere que su energía sea limpia, pero enfrenta retos

Dado su compromiso con las renovables, la compañía podría preferir la eólica

14_glo_1p011


Bloomberg.-Los dos nuevos centros de datos que Microsoft Corp. planea construir en Sudáfrica ofrecerán un día servicios de computación en nube a todo el continente africano.

La energía que utilizarán, sin embargo, será generada y consumida enteramente dentro de la red de Sudáfrica.
Si bien hace una década eso habría significado la compra de electricidad de la empresa de servicios públicos sin importar de qué fuente provenía su energía, Microsoft espera tener una variedad de opciones.

Dado su compromiso con las energías renovables, la compañía podría preferir usar energía eólica y solar. Pero en Sudáfrica, esa energía podría no acabar siendo totalmente limpia.

Muchas grandes empresas -y grandes compradores de energía, como el Departamento de Defensa de Estados Unidos- están eligiendo las energías renovables.

Desde 2008, los 10 principales compradores de energía de cero carbono han creado solas miles de millones de dólares de demanda a largo plazo de energía eólica y solar, ha encontrado Bloomberg New Energy Finance. De esas compañías, cinco son empresas de tecnología estadounidenses con sus propios centros de datos, y una (Equinix) es un operador estadounidense de centros de datos.

Google, el mayor comprador de energía limpia, también entró temprano al juego, haciendo su primera compra corporativa de energía limpia en 2010. Microsoft firmó su primer contrato de energía limpia en 2013.

¿Qué tecnologías prefieren las grandes empresas tecnológicas de Estados Unidos? Tanto eólica como solar, pero hasta ahora principalmente eólica.

Desde 2010, han comprado más de cinco veces más energía eólica que solar.

La proporción podría estar cambiando, sin embargo. Hasta ahora este año, el 60 por ciento de sus compras de energía han sido solar.

Comprar energía limpia puede ser relativamente fácil.

En Sudáfrica, sin embargo, las cosas son un poco complicadas.

En Estados Unidos y en otras partes, las empresas pueden simplemente comprar energía limpia de cualquier empresa de servicios públicos que tenga un programa de certificación que garantice que la energía proviene de una fuente de cero carbono.

Las empresas también pueden contratar energía desde una fuente externa de energía limpia. Pero con la empresa de electricidad de Sudáfrica, Eskom, hay obstáculos.

Sudáfrica no tiene un programa de certificación de energía renovable, por lo que la única manera de que Microsoft garantice la energía limpia es construir su propia fuente, y eso podría no proporcionar suficiente energía para satisfacer su demanda.

O la empresa podría firmar un acuerdo con un productor independiente de energía limpia y pagarle a Eskom para que la distribuya, pero Eskom no ha estado firmando ningún nuevo acuerdo de compra de energía.

Eso deja la única alternativa de comprar energía de Eskom, sin garantías de que viene del aire o el sol.

Eskom es una institución con una historia de apagones, numerosos escándalos, y una reputación local menos que estelar.

En Sudáfrica, va a ser un desafío para Microsoft obtener energía limpia de una empresa no tan limpia.