Sábado, 22 de septiembre, 2018 | 2:06 pm

Las buenas eléctricas



Desde hace más de una década, venimos pregonando y comprobando que el Talón de Aquiles de la economía dominicana es su sector eléctrico, principalmente en lo concerniente a la intervención del sector público.

Esto abarca desde el diseño e implementación de estrategias interrumpidas con cada nuevo administrador y zar del sector vía la CDEEE, hasta la ineficiencia costosísima de las distribuidoras, incapaces de aumentar sus índices de cobro.

La falta de ajuste de la tarifa eléctrica para que represente su realidad, acompañada de las ineficiencias encubiertas con subsidios generalizados, ha forzado al Estado quemar miles de millones de dólares en deuda externa destinados a financiar esta situación, en adición a una matriz del combustible utilizado para la generación, que afortunadamente y gracias a esfuerzos del sector privado y la inversión extranjera, se ha modificado sustancialmente.

Como simple ejemplo de esta situación tenemos el anuncio de la semana pasada de que se habrá de subsidiar al sector este mes con más de RD$1,692 millones.

La primera buena es que desde 2000 cuando el 88% de la electricidad era generada con derivados del petróleo, a la fecha ese índice se ha reducido a un 33.5%con derivados líquidos del petróleo y ya casi un 14% con carbón.

La segunda buena es que se mantiene la fe del sector privado y la inversión extranjera en el sector, a pesar de los desaciertos recientes, la confluencia de intereses económicos y políticos, y las trabas burocráticas.

Es así que se nos anuncia que antes de finalizar el año, cinco proyectos privados generadores sobre la base de energías renovables serán inaugurados.

Serán 182 megas en base a viento y otros 58 megas fotovoltaicos.

Estemos claros que aunque no serán una generación base, o sea disponibles 24/7/365 días, constituyen un gran alivio a la presión que representa el talón eléctrico y son parte de las buenas eléctricas que tanto necesita el país.

Publicidad