Miércoles, 14 de noviembre, 2018 | 12:01 pm

“La falta de un marco legal y recursos limitan al Sinarec”

Desafíos. Mediar en los crecientes casos de conflictos menores obliga a implementar nuevas dinámicas. Las limitaciones. La dependencia cuenta solo con un centro y 30 personas en todo el territorio nacional.

Ángel Gomera considera que mediante la mediación se podría evitar muchos conflictos y se contribuirá a la restauración de las relaciones.  ELIESER TAPIA
Ángel Gomera considera que mediante la mediación se podría evitar muchos conflictos y se contribuirá a la restauración de las relaciones. ELIESER TAPIA


SANTO DOMINGO.-La falta de recursos y una ley para la solución de disputas por casos menores impide desarrollar una labor más efectiva al Sistema Nacional de Resolución de Conflictos (Sinarec), reveló su director Ángel Gomera.

La misión de mediar en los crecientes casos de conciliación por conflictos menores, que llegan a través de las distintas fiscalías del país, obliga ha dicho organismo a implementar nuevas dinámicas para lograr la consolidación de la paz social.

Nacido en 2014 mediante resolución del Consejo Superior del Ministerio Público, el Sinarec ofrece un abordaje estratégico orientado a reducir la ocurrencia de hechos que puedan convertirse en infracción a la ley penal.

Cuando dos personas se adentran en un proceso judicial están sujetos a que ese mecanismo ofrezca la respuesta de que se gane o se pierda.

Quien gana alimenta su ego y se siente con predominio ante el que perdió, quien a su vez piensa lo contrario”, indicó. Agregó que de no encausar una restauración de las relaciones entre las partes involucradas la misma quedaría marchita.

El director del Sinarec precisó que con la impulsión a la solución de conflictos se descongestiona el sistema judicial y carcelario, traduciéndose esto, además, en ahorro de tiempo y dinero para el Estado.

Concientización

Indicó que al ciudadano se le debe proveer de herramientas que le den respuestas más creativas a las soluciones de violencia, como un insumo para su vida y que no tenga esas reacciones de “mecha corta”.

Añadió que esto se logra a través de ejes de acción, como son la mediación, familiar, comunitaria y escolar, por lo que se hace necesario la implementación de un marco legal y la asignación de un presupuesto.

“Nosotros como seres humanos somos generadores de conflictos por naturaleza. Definir el este como algo bueno o malo no es errado, porque el mismo depende de la respuesta que el Estado no le da”, explicó.

Precisó que en República Dominicana persiste un porcentaje significativo de homicidios por conveniencia, debido al mal encauzamiento de las emociones entre vecinos, amigos o compañeros de trabajo.

Estadísticas

En 2017, el Sistema Nacional de Resolución de Conflictos, en su centro ubicado en el ensanche Luperón logró mediar en 223 acuerdos, 23 no acuerdos y uno parcial.

Señaló que en los casos en que no se logre un acuerdo, no quiere decir que el proceso sea inefectivo, “porque cuando se recurre a un ejercicio de la mediación la carga emotiva disminuye entre las partes involucradas y la mirada con que veían el conflicto es diferente al salir.

Entre los casos más recurrentes figuran conciliación por manutención, deudas, conflictos familiares y de pareja, manejo irregular de desperdicios e inquilinato.

Para ello, el Sinarec cuenta con ocho oficinas en el mismo número de fiscalías a nivel nacional y un personal de unas 30 personas, de los cuales seis son voluntarios y solo dos son mediadores pagados de forma contractual.

Destacó que el Sinarec, dentro del plan estratégico institucional, trabaja diez ejes de acción, desde el punto de vista de la sensibilización, orientación y gestión de los conflictos desarrollados a través de periplos en varios puntos del territorio nacional y formación en centros educativos, juntas de vecinos e iglesias.

Casos son remitidos desde Fiscalía

Evaluación. El director del Sistema Nacional de Resolución de Conflictos, Ángel Gomera, explicó que los casos de conciliación llegan como cualquier otro a las diferentes fiscalías, siendo previamente evaluados y luego remitidos a esas oficinas siempre que cuenten con la aprobación de las partes involucradas en el conflicto.

Gomera señaló que para ello cuentan con una red de más de mil quinientas organizaciones que se han unido al proceso de los métodos alternos de resolución de conflictos, además con promotores de diálogos sobre una cultura de paz.

Indicó que a pesar de las limitaciones de personal no todos pueden ser mediadores, ya que estos deben contar con un perfil idóneo que reúna liderazgo, objetividad, integridad y respeto.