La economía crece, pero a costa de la deuda pública insostenible

El gobierno tiene el reto de bajar el déficit fiscal y compromisos sin afectar balanza comercial

Ernesto Selman, Jacqueline Mora, José Alfredo Corripio, Pedro Silverio Álvarez, el periodista Juan Bolívar Díaz, José Luis de Ramón y Miguel Ceara Hatton durante el almuerzo del Grupo Corripio.
Ernesto Selman, Jacqueline Mora, José Alfredo Corripio, Pedro Silverio Álvarez, el periodista Juan Bolívar Díaz, José Luis de Ramón y Miguel Ceara Hatton durante el almuerzo del Grupo Corripio.


Santo Domingo.-Cinco economistas de distintas organizaciones coincidieron en que la economía dominicana está creciendo de manera “estable y optimista”; pero advirtieron que la deuda pública está llegando a niveles insostenibles.

Jacqueline Mora, economista y directora de la firma consultora Analytica, destacó que la economía local creció un 5.2 % en el primer semestre de este año, pero la mayor parte de las actividades económicas crecieron muy poco. Mientras el déficit fiscal sigue en 4 % del producto interno bruto.

Sin embargo, la deuda pública ronda la frontera del 50 % del producto interno bruto (PIB ) y antes del 2020 estará en 53 %, precisó Pedro Silverio Álvarez, vicerrector académico de la Pontificia Universidad Católica Madre y Maestra (PUCMM). “Lo que indica que la senda de insostenibilidad de la deuda se ha visto en el primer trimestre del año porque su tasa de sus intereses es casi 10 %, o sea, por encima del crecimiento económico, dijo.

¿De cuánto es la deuda?

“La deuda crece a ritmo acelerado”, afirma Miguel Ceara Hatton, especialista en temas de desarrollo, macroeconomía y economía internacional.

Sustentó que a marzo del 2017 ésta subió en US$10,216 millones, igual a entre 203 o 204 millones de dólares al mes. Su tasa de interés promedio ronda el 8 y 9 %, lo que representa 4.2 o 4.3 % del PIB, “y eso es un problema que hay que insistir”, enfatizó.

Hatton advirtió que la consecuencia del endeudamiento es que cada vez se le saca más dinero al desarrollo para pagar intereses y cubrir gasto corriente.

Hatton dijo que el salario es un precio de ajuste en la economía.

Hatton dijo que el salario es un precio de ajuste en la economía.

De hecho, el peso de los intereses de la deuda consumen el 21 o 22 % de los ingresos tributarios, según José Luis de Ramón, director de la firma Deloitte República Dominicana.

“La economía se ha ido endeudando para mantener todo este crecimiento, pero estamos llegando a un nivel de deuda que no se sostiene”, manifestó de Ramón.

Agregó que el país ha crecido pero a costo del endeudamiento público, que se usa para financiar el consumo.

Uno de los factores que ha influido en el crecimiento de la deuda ha sido el gasto público, que ha aumentado dos veces y medio en los últimos 20 años, de acuerdo Ernesto Selman, vicepresidente ejecutivo del Centro Regional de Estrategias Económicas Sostenibles (Crees).

Sin embargo, las exportaciones vienen cayendo desde el año 2010 y los ahorros de los trabajadores en los fondos de pensiones están yendo a comprar títulos de deuda.

Deuda cuasifiscal

Mora criticó que el Banco Central esté utilizando sus certificados financieros para hacer política monetaria, haciendo más deuda y distorsionando las tasas de interés del mercado.

Explicó que luego de que esa entidad comenzó a emitir certificados para cubrir el déficit bancario del 2003, ahora los utiliza para sacar dinero de la economía y por eso el déficit cuasifiscal ha ido creciendo. Ahora está en US$11,000 millones.

Odebrecht afecta pacto fiscal

Varios economistas advirtieron que el camino del gobierno solucionar sus problemas fiscales es bajando el gasto o subiendo los impuestos a través de un pacto fiscal.

No obstante, advirtieron que el Estado no podrá negociar ese pacto fiscal hasta que no haga un nuevo contrato social en el que asuma un compromiso de transparencia, ética y de sanción a los casos de corrupción.

Pedro Silverio Álvarez señaló que el escándalo de sobornos de Odebrecht ha levantando una indignación en el país que limita la legitimidad del Estado para realizar ese proceso. “Necesita dar una demostración de compromiso con nuevas reglas éticas y sancionar la corrupción para ponerse en condiciones de negociar ese contrato social”, dijo.

En el mismo orden se expresó el economista Miguel Ceara Hatton, quien enfatizó que será difícil poner un centavo más en manos del gobierno en las actuales condiciones.

El Estado también tendría que contar con una ley de transparencia fiscal e implementar nuevas reglas para que la clase política tenga límites con el manejo fiscal, añadió Ernesto Selman. Mientras tanto, el Estado podría iniciar con la firma del pacto eléctrico pendiente hace dos años, según Jacqueline Mora.

Publicidad
Publicidad