Lunes, 10 de diciembre, 2018 | 9:42 am

La decisión



Incluso cuando decides no hacer nada estás tomando una acción. Y cada acción trae una respuesta. Hasta el silencio es capaz de transmitir la verdad más absoluta.

Cualquier decisión que tomes habla de ti, de quién eres, qué piensas y esto muchas veces es más importante que la propia resolución. Siempre vas a ser el referente para alguien, una responsabilidad que llega la quieras o no.

Entonces… ¿Qué mensaje quieres transmitir? Pensarás que la consecuencia solo te afecta a ti pero el aprendizaje se extiende también para quien te observa. Y eso importa.
Recientemente una persona contrató los servicios de mi empresa. Gran proyecto, gran ingreso. Perfil del cliente: mucho dinero, mucha prepotencia. Manejable hasta que trató de humillar a mi equipo.

Ahí lo frené, rescindí el contrato y perdí mucho tiempo y algo de dinero, pero tomé la decisión que consideré adecuada al tener sobre mí todos los ojos de un equipo conformado por mujeres jóvenes, talentosas y en crecimiento.

Si bajaba la cabeza, seguía trabajando, quizá ganaría ese dinero, pero el mensaje a mis niñas sería: deja que te humillen, todo vale por dinero. No. Va en contra de todo en lo que creo y que me enseñaron en mi casa. Respeto, siempre, seas la persona más poderosa del planeta o la más humilde.

Si quieres combatir aquello que consideras negativo tienes dos vías: actuar o enseñar. Si enseñas intolerancia reproducirás intolerancia, si practicas solidaridad lograrás contagiar a quien te rodea.

Para mí es innegociable ser fiel a los valores que mis padres me inculcaron, como es innegociable enseñar a aquellos ojos que me observan que deben valorarse, defender sus derechos y, sobre todo, no permitir que nadie les humille. Hay dinero que no merece ser ganado, hay valores intocables.

Publicidad