Escoja un cepillo dental que sea suave



Muchas personas piensan que el buen cepillado dental es aquel que se realiza de manera fuerte, relacionan la buena higiene con una maniobra brusca.

Lo que muchos ignoran es que el cepillado dental para ser eficiente nada tiene que ver con la intensidad del movimiento. La placa bacteriana que se forma sobre nuestros dientes se puede retirar de una manera sencilla y suave. En caso de tener tártaro acumulado (piedras) en algunas piezas dentales, por muy brusco que sea el cepillado no se podrá desprender, este solo puede ser removido en el consultorio dental con los instrumentos pertinentes. Por tanto, nunca será necesario el cepillado fuerte.

Las consecuencias de un cepillado abrasivo pueden ser muy indeseadas: se debilita el esmalte dental, creamos porosidades en la superficie de los dientes, desgastes y cavidades a nivel del cuello dental, las cuales son irreversibles y tendrán que ser reconstruidas, estas cavidades provocan sensibilidad dental y si llegan a ser muy profundas pueden acarrear problemas en el nervio dental, pudiendo en algunos casos necesitar una endodoncia (tratamiento de canal), perdiéndose la vitalidad del diente en cuestión.

El mejor cepillado es aquel que hacemos de manera pasiva, varias veces al día, con los movimientos correctos y con un cepillo de cerdas suaves, estos cepillos los podemos encontrar en todas los supermercados y farmacias del país. La mayoría de marcas que ofrecen al consumidor productos de higiene dental tienen entre sus opciones un cepillo de cerdas suaves.

Las personas que no están acostumbradas a higienizarse con este tipo de cepillo dental al principio sentirán la sensación de que no se cepillan de manera efectiva pero deben tener paciencia y lograr una adaptación.

Dios le bendiga abundantemente.

Página web: www.yameldental.com /Facebook: Dra. Yamel Villabrille /Instagram: yamelvillabrille.

Publicidad

Publicidad