El país será más pobre en veinte años si no se hacen transformaciones

Taveras entiende que el liderazgo político debe comprometerse a luchar por el bien de todos

Por: Senabri Silvestre

[email protected]

01 mayo, 2017 12:10 am

Taveras entiende que el país debe tener un servicio exterior que promueva las exportaciones.
Taveras entiende que el país debe tener un servicio exterior que promueva las exportaciones.


Santo Domingo.-Dentro de 20 o 25 años República Dominicana será mucho más pobre que ahora, si no se realizan los cambios institucionales y en materia de proceso productivo que necesita.

La advertencia la hizo el presidente de la Asociación de Empresas Industriales de Herrera (AEIH), Antonio Taveras Guzmán, quien señaló que esas “grandes reformas” deben empezar por comprometer al liderazgo político a luchar por el interés del país.

“El liderazgo político tiene la responsabilidad número uno en todos estos cambios que hay que hacer, pero no lo está haciendo.

No entiende el país en que vivimos, ni las necesidades que tenemos. Debe comprometerse”, enfatizó.
Taveras precisó que la República Dominicana “es el país más diagnosticado”, donde todo el mundo sabe qué es lo que hay que hacer en cada sector.

No obstante, “se vive con una visión cortoplacista” y de inmediatez que gira en torno a los ciclos electorales y esa “es parte de la gran desgracia de este país, que no sigue plan a largo plazo”.

Citó que la nación cuenta con una Estrategia Nacional que muestra el camino a seguir de cara a 2030, pero se ha convertido en un libro muerto por falta de financiamiento y de un plan para aplicarla.

“No hacemos las reformas que debemos hacer porque nos da miedo a perder popularidad. Mientras sigamos así será difícil lograr el desarrollo en este país”, aseguró.

¿Hacia dónde ir?

Los industriales están abogando por un nuevo modelo de desarrollo productivo basado en las exportaciones y en una sinergia entre el Estado, el sector privado y una sociedad organizada alrededor de cientos de productores.

También propone un reforzamiento del Estado y una re-ingeniería del gobierno.

“No podemos seguir trabajando con agencias del gobierno que no estén en sintonía con lo planes de trabajo que impulsen el desarrollo de este país”, expresó Taveras. Añadió que no se puede seguir con el modelo actual en el que el Estado es el mayor empleador del país, con una nómina de 700,000 empleados que no necesita, “porque muchos son botellas”.

“Esto presiona el presupuesto nacional e influye en que el Gobierno no tenga dinero para intervenir en otras áreas”, indicó.

¿Cómo iniciar los cambios?
El ejecutivo señaló que se necesita lograr que el Gobierno entienda la necesidad de hacer esas transformaciones y que los encargados de impulsar las políticas públicas persigan ese objetivo.

Segundo, se requiere contar con un empresariado más agresivo con visión a largo plazo.

En tercer lugar, el Estado debe proveer un plan y detectar los nichos de mercados donde los productores puedan ser más competitivos.

“A partir de ahí se debe hacer una sinergia entre el sector privado y el público donde incluya el servicio exterior para promover las exportaciones y buscar mercados a nuestros productos”, explicó.

Otras reformas necesarias son la conclusión del Pacto Eléctrico, “que está paralizado por el Gobierno”; así como el Fiscal, cuya discusión debió iniciar hace un año.

Trabas actuales

Taveras precisó que la principal amenaza del empresariado dominicano es la apertura económica y la globalización, que ha traído mucha asimetría en términos de competencia.

Manifestó que, pese a tener un acuerdo comercial, el país no ha podido competir ni con Centroamérica.

Eso es en parte por la visión estrecha de los empresarios, pero también por el alto costo de la energía eléctrica, los impuestos y los problemas de seguridad jurídica.

“Hay que aprender a rascarse con sus propias uñas, solamente pedir al Estado que cumpla con la función de proveer bienes públicos para que el país tenga mejor seguridad jurídica, salud y educación”, alentó el empresario.

Publicidad
Publicidad