El drama de Mateo



A veces se toman decisiones que te cambian la vida para bien o para mal… Eso es a propósito del drama que está viviendo el Ajedrecista del Siglo, Ramón Mateo, quien en agosto del pasado año sufrió un accidente cerebrovascular…

Pero, y aquí está el bendito pero, no me refiero solo a eso, sino a que además le cayeron los “palitos” de un golpe, por una de esas decisiones…

Como recordarán, el Gran Maestro fue una de las primeras figuras en juramentarse con Miguel Vargas, cuando aún no se había producido el acuerdo con el PLD…

Esto provocó que lo cancelaran de inmediato del Ministerio de Deportes y, además, por identificarse con uno, muchos clientes de su negocio de venta de obras de arte le sacaron los pies…

Y parece un drama escrito por Dante, que una figura del deporte como él esté en su situación, solo porque en un ejercicio de su libertad tomó una decisión y decidió apoyar a alguien…

Es decir, perdió su empleo, su negocio está al borde de cerrar y quién sabe si Miguel se recuerda de quién es Ramón Mateo, luego de tanto tiempo “fuera del aire”… ¿No somos libres de apoyar a quien nos dé la gana?…

¡Ya, ya, ya, déjalo ahí Chispero!… Es que me quillo… Debe haber ocurrido algo muy grande para que mi amigo Ildefonso Ureña se haya “quillado” de tal manera y se fuera de Telemicro después de 31 años ahí…

No sé que fue, pero estoy con él… Los días que hay juego, “desde que se nubla” hay preocupación, porque en el Pabellón de Voleibol “escampa afuera y llueve adentro”…

Y eso, que no se juega en el Travieso Soto porque “está malo, el Pabellón es el bueno”… ¿Por qué será que el deporte es tan irrespetado, que se prefiere darles millones a los partidos que invertir en las instalaciones de algo tan sano?… ¡La respueeesta!

Publicidad

Publicidad