“Día por día”

José Báez Guerrero
José Báez Guerrero





El éxito puede a veces ser el peor enemigo del buen político. Aparte del presidente Medina, cuya popularidad resiste aun abollada los más fieros ataques, quizás el caso más ilustrativo es David Collado.

Hasta su elección, tuve enormes reservas y hasta le adversé. Pero en su gestión como alcalde viene demostrando un talento y talante que pocos políticos poseen.

Su partido, antes con otra sigla, lleva un cuarto de siglo perdiendo por mucho la votación en la capital: apenas superó una cuarta parte del sufragio. Collado ganó la sindicatura con cerca del 60%.

Hoy su popularidad remonta 80%, sin una sola valla con su nombre o rostro ni practicar clientelismo. Ha demostrado un carácter congenial y capacidad de colaborar con el gobierno del “peledecht”.

Hasta Wally, antes de volar a Chicago, le llamó “nueva estrella” y líder emergente. No sorprende pues que sus peores enemigos sean compañeros perremeistas incapaces de digerir tanto éxito, temerosos del promisorio destino de David Collado.

¡Qué torpe oposición: boicotean su propio alcalde más que sus adversarios!

Publicidad
Publicidad