Martes, 19 de junio, 2018 | 4:39 pm

Cumbre entre Trump y Kim comienza con gesto amistoso

Plan. El diálogo busca reducir al máximo o totalmente el poderío atómico de Corea del Norte. Apoyo. China es un aliado clave en este proceso histórico.

Donald Trump y Kim Jong-un  con un apretón de manos  sellan el inicio de un periodo promisorio para sus países.  AP
Donald Trump y Kim Jong-un con un apretón de manos sellan el inicio de un periodo promisorio para sus países. AP


SINGAPUR.-El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, y el líder norcoreano, Kim Jong-un, se dieron un apretón de manos al inicio ayer de su histórica cumbre en Singapur, la primera de la historia entre los dos países.

Trump entró por la derecha y Kim por la izquierda a un patio del hotel de estilo colonial británico, y se estrecharon la mano sobre una alfombra roja y frente a una decena de banderas de Estados Unidos y Corea del Norte.

El presidente estadounidense dijo unas pocas palabras al líder norcoreano y le tocó levemente el brazo derecho, mientras Kim permanecía en silencio.

El líder norcoreano Kim Jong Un, que hasta este año no había realizado ninguna visita oficial al extranjero, apareció muy desenvuelto ante las cámaras durante su encuentro con Trump.

Jong-un, afirmó ayer que su país y Estados Unidos han superado “muchas viejas prácticas, prejuicios y obstáculos” para conseguir celebrar la histórica cumbre con el presidente estadounidense, Donald Trump.

“No ha sido fácil llegar hasta aquí, ha habido muchas viejas prácticas, prejuicios, y obstáculos en nuestro camino hasta llegar aquí, pero hemos superado todo eso”, dijo Kim al inicio de su reunión con el mandatario estadounidense tras saludarse ambos en el hotel Capella en la isla Sentosa de Singapur.

En tanto, el secretario de Defensa de Estados Unidos, James Mattis, dijo ayer que la posible retirada de las tropas desplegadas en la península de Corea ya no supone “una línea roja”, aunque señaló que desconoce si esa es una opción que vayan a abordar los mandatarios.

“Vamos a evitar el término ‘línea roja’. Les puedo decir que esa sería una discusión entre dos democracias, la de Corea del Sur y la de Estados Unidos, no es un tema en el que otros países que no estén involucrados puedan discutir”, sostuvo Mattis en una conversación sostenida con la prensa en el Pentágono.

El viaje a Singapur de Kim en un avión de China tiene un gran poder simbólico sobre el fuerte apoyo de Pekin a Corea del Norte y que estará a su lado si el proceso de desnuclearización con Estados Unidos no funciona.

La confrontación

—Proceso
La cumbre en Singapur, cuyo objetivo es tratar la posible desnuclearización de Pyongyang, es la primera entre mandatarios de ambos países tras casi 70 años de confrontación a raíz de la Guerra Corea (1950-1953), y 25 de negociaciones fallidas.