Miércoles, 26 de septiembre, 2018 | 1:35 am

Beneficios del hilo dental

Lo recomendable es usar primero el uso del hilo y luego el cepillado antes de acostarse



Muchas veces las personas no consideran el uso del hilo dental como una herramienta indispensable en cuanto a la higiene oral se refiere.
Hacer uso del hilo dental de manera rutinaria puede ayudar a mantener tus dientes en la boca aun durante la vejez y evitar el uso de prótesis dentales o dentaduras postizas.
El cepillado de los dientes 2 o 3 veces al día es esencial para la higiene oral, pero lamentablemente el cepillado solo no basta, los espacios donde entra el hilo dental, nunca podrán ser abordados por el cepillo, aunque este sea de un tamaño muy reducido.
Por lo tanto, no importa cuántas veces usted se cepille al día ni lo bien que lo haga, si no usa el hilo estará dejando zonas sucias en su boca, las cuales pueden desencadenar en mal olor, caries y enfermedades en las encías.
Existen personas que renuncian al uso del hilo dental por miedo al sangrado de sus encías o por miedo a empeorar el sangrado que ya existe en ellos. Pero es bueno resaltar que el uso del hilo puede disminuir en gran manera dicho sangrado.
Una pregunta muy frecuente que hacen los pacientes es: ¿Qué debe ir primero, el cepillado o el hilo? En realidad en este caso, el orden de los factores no altera el producto, siempre y cuando se hagan correctamente ambas cosas.
De todos modos, yo personalmente recomiendo primero el uso del hilo y luego el cepillado, ya que cuando pasamos el hilo desprendemos partículas de restos de alimentos que pueden posarse en otras superficies del diente sin que nos demos cuenta.
Se debe tomar en cuenta lavarse las manos antes y después de usar el hilo dental. La cantidad de hilo debe medirla desde las puntas de sus dedos hasta su codo, esa es la cantidad que usará.
Envuelva ambos extremos del hilo ya cortado y sosténgalo entre los dedos pulgar e índice de ambas manos, utilice los pulgares para deslizar el hilo en los dientes superiores y los índices para los inferiores.
Cada vez que pase un trozo de hilo, a medida que avance, debe desenredar el lado usado y volver a enredar un lado nuevo, de manera que el pedazo utilizado entre 2 dientes no sea utilizado entre los dos siguientes.
Es importante asegurarse de que el hilo está llegando por debajo del surco, es decir, llegar a la curva ¨C¨ que forma la encía alrededor del diente.
Si usted tiene frenillos, puentes, coronas o algún aparato en boca, consulte su odontólogo para que le indique que tipo de hilo es el ideal en su caso y la manera en que debe usarlo.
Nunca olvide pasar el hilo antes de acostarse.
Dios les bendiga abundantemente.
Odontóloga - Endodoncista

Publicidad