Sábado, 15 de junio, 2019 | 4:20 pm

Manifestantes haitianos juran continuar con protestas

Foto de archivo
Foto de archivo


PUERTO PRÍNCIPE.-Manifestantes haitianos juraron el viernes continuar sus protestas hasta que renuncie el presidente, a pesar del esperado anuncio del gobierno de una serie de reformas económicas.

El presidente Jovenel Moise declaró en una alocución televisada la noche del jueves que no cederá el país a bandas armadas y narcotraficantes y denunció un complot para liberar a presos para que lo maten. Fue la primera vez que Moise habló en público desde que estallaron las protestas.

Además, reiteró su llamado a la oposición para entablar un diálogo. “He escuchado la voz del pueblo. Sé de los problemas que los agobian. Es por eso que el gobierno ha tomado numerosas medidas“, expresó.

“Pedí al primer ministro que las explique y las aplique sin demora, para poder aliviar la miseria“.

Añadió que el primer ministro, Jean-Henry Ceant, las explicará en detalle pronto. Los manifestantes protestan por la alta inflación y el fracaso del gobierno en enjuiciar a los responsables de un desfalco con dinero del petróleo venezolano subsidiado a Haití. Pocos creen que el gobierno tome medidas para paliar la crisis. Los alzados continuaban bloqueando vías el viernes en medio de escasez de alimentos, agua y gas.

Permanecían cerradas las escuelas, los negocios y las dependencias públicas. “El presidente le ha estado mintiendo al pueblo“, dijo Marco Jean-Baptiste, un mecánico de 41 años, padre de tres hijos. Dijo que desde que estallaron las protestas no ha podido trabajar. Widler Saintil, un comerciante de 35 años de edad, dijo que ha tenido que comer menos porque no puede comprar tanta leche, pan, azúcar, arroz o frijoles como antes.

También dijo que no ha podido trabajar y que sus hijos no han podido ir a la escuela. “La situación ha empeorado“, expresó, añadiendo que seguirá protestando hasta que renuncie Moise.

Moise asumió en febrero de 2017 con la promesa de combatir la corrupción, atraer inversiones y empleo a uno de los países menos desarrollados del mundo. Su juramentación significó el retorno al gobierno constitucional un año después de que el presidente Michel Martelly dejó el cargo sin sucesor electo, en medio de grandes manifestaciones y un punto muerto político que obligó a suspender las elecciones.

Moise, un empresario del norte de Haití, no tenía experiencia en la función pública, pero Martelly lo escogió a dedo como candidato de su partido Tet Kale.

Grupos de turistas y misioneros, además de médicos extranjeros, no han podido salir de Haití porque las manifestaciones y barricadas impiden el acceso al aeropuerto, según mensajes en redes sociales.