Estrés y vida sexual

211
sexualidad
Dra. Amalfis Nuñez

El estrés manejable es estimulante, el distrés o estrés no manejable trae inconvenientes tanto en la vida cotidiana como en la sexual.

Estamos viviendo en desarrollo continuo y en constante movimiento. Es necesario para el crecimiento humano y social este movimiento, más, esto puede generar sobrecarga en nuestro cuerpo y mente, pues se producen situaciones en las que tenemos que forzar el organismo al enfrentarnos a retos y presiones que no nos encontramos en capacidad de resolver.

En ocasiones nos encontramos frustrados y esto provoca situaciones de ansiedad y angustias que hace que nos estresemos y no podamos rendir lo suficiente en cualquier aspecto de nuestra vida.

En el ámbito laboral nos sentimos presionados, en los hogares con los hijos, nietos, economía y una larga lista de dificultades que nos estresan afecta la vida sexual y puede provocar que la respuesta sexual no sea la adecuada en ciertos momentos.

El hombre puede no responder con una erección deseada o perderla en una ocasión determinada y la mujer puede no tener deseos de intimidad sexual o no tener un orgasmo aunque esté lo suficientemente estimulada, esto no significa que padezcan una disfunción sexual.

Detectar estas situaciones estresantes es importante para poder manejar no solo el estrés sino lo que este produce en nuestro organismo y en la sexualidad de las personas mayormente en la intimidad sexual de las parejas.

Conversar acerca de lo que nos mortifica y angustia es imprescindible, esto ayuda a resolver los conflictos que pueden desarmonizar la vida sexual.

-- publicidad --