Jueves, 23 de mayo, 2019 | 5:32 am

El acuerdo entre Grandes Ligas y Cuba está repleto de incertidumbre

Fuerte oposición. El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, y sus funcionarios no están a gusto con el mismo. Argumento. Consideran que es diferente a los términos autorizados por la licencia del Departamento del Tesoro de Estados Unidos para tratar el embargo a Cuba.

El acuerdo pondrá fin a una época en la cual centenares de peloteros escaparon hacia terceros países en busca de residencia.
El acuerdo pondrá fin a una época en la cual centenares de peloteros escaparon hacia terceros países en busca de residencia.


CUBA.-A primera vista parece que se ha firmado un acuerdo muy beneficioso para toda la familia del béisbol cubano.

Los peloteros que participan en las Series Nacionales podrán ser contratados por cualquier equipo de las Grandes Ligas de Estados Unidos sin necesidad de perder el vínculo con la isla, mientras que los directivos de la Federación Cubana de Béisbol (FCB) se frotan las manos por el dinero que piensan recibir de tales contrataciones, y aseguran que ello “garantiza la presencia ordenada y sin discriminación de los peloteros cubanos en el béisbol estadounidense”.

Sin embargo, la incertidumbre también se hace presente en los marcos del referido acuerdo podría enfrentar obstáculos legales, así como la resistencia política de la Casa Blanca.

El acuerdo no excluye la posibilidad de que los jugadores cubanos deserten a otro país y luego soliciten su admisión en los EE. UU. Es posible que algunos jugadores prefieran esa opción, quizás por razones personales o políticas.

Más dinero por firmar

También podrían creer que obtendrían un contrato más lucrativo como agente libre en el que sus agentes podrían presentar una muestra del jugador para exhibir sus habilidades y talentos.

Si tal exhibición fue bien, podría convencer a varias organizaciones de la MLB para entrar en una guerra de ofertas para el jugador.

Esto es especialmente cierto para los jugadores que tienen al menos 25 años de edad, ya que no están sujetos al límite negociado colectivamente en los fichajes internacionales de los equipos de la MLB.

Sin embargo, bajo el acuerdo MLB-FCB, los jugadores que desertan de Cuba tendrían que esperar un par de años antes de unirse a una organización de MLB. Además, los equipos de la MLB que los firmen todavía deberán pagarle al FCB.

Oposición
El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, ya se pronunció en contra del histórico acuerdo entre las Grandes Ligas y Cuba.
El actual secretario del Departamento del Tesoro de Estados Unidos, Steven Mnuchin, ha expresado un escepticismo significativo hacia los esfuerzos para mejorar las relaciones entre Estados Unidos y Cuba. En la Casa Blanca se oponen al acuerdo MLB-FCB y su argumento básico es que traicionaría el propósito central y de larga data del embargo: evitar que el dinero llegue a Cuba, desestabilizando así la economía cubana y el gobierno cubano que la planea.
Un alto funcionario de la administración le dijo a “The Post” que el acuerdo de la MLB “institucionalizaría un sistema mediante el cual un organismo cubano embarga los salarios de los atletas que trabajan duro y que simplemente buscan vivir y competir en una sociedad libre”. El funcionario continuó diciendo “No aprobamos las acciones de ninguna persona o entidad que contribuya a la violación de los derechos humanos de los ciudadanos cubanos y los planes del régimen cubano para beneficiarse de la mano de obra de su gente en el extranjero mientras los mantenemos al servicio de un sistema político opresivo”.

31 De octubre de 2021.
Vencerá este acuerdo entre Cuba y MLB, a menos que se extienda por acuerdo mutuo.

Reducir deserción

Acuerdo. La capacidad más atractiva del acuerdo de MLB-FCB para reducir, si no es el fin absoluto, el peligroso contrabando de jugadores fuera de Cuba es la característica más atractiva del acuerdo.

Este contrabando ha sido durante mucho tiempo una preocupación para los ejecutivos de MLB y MLBPA, así como para los legisladores y defensores de los derechos humanos.

A los jugadores se les ha prohibido salir de Cuba, donde los salarios no están determinados por la demanda del mercado sino por el gobierno central.

Como consecuencia, los salarios para los jugadores de pelota en Cuba son dramáticamente más bajos que los encontrados en MLB.

Las estimaciones varían, pero muchos jugadores cubanos ganan entre $125 y $ 175 por mes.