Sábado, 15 de diciembre, 2018 | 6:47 am

Las marcas dominicanas están en manos de consorcios extranjeros

Ventas. En 18 años más de 10 empresas locales reconocidas pasaron a entidades de capital internacional. Causa. Antonio Taveras alega negociación ha sido salida a trabas en producción.

info-fusion-de-empresas-rd-ii


SANTO DOMINGO.-La alianza, fusión o venta de las acciones de empresas locales a consorcios extranjeros es una práctica frecuente en los últimos 18 años, en cuyos procesos marcas reconocidas pasaron a manos de firmas internacionales.

Esas negociaciones empresariales de marcas establecidas en el gusto de los dominicanos se han dado por su credibilidad, competitividad, calidad o preferencia de los consumidores. Entre las empresas locales fusionadas o vendidas a consorcios extranjeros están Industria de Tabaco León Jimenes, que fue vendida el 100 % de las acciones a la compañía Philip Morris International en el año 2006, por US$427 millones; la licorera Brugal vendió el 83 % a la británica Edrington, por un monto de US$400 millones en el año 2008.

El 73.1 % de las acciones de Helados Bon fueron adquiridas por el Grupo Nacional de Chocolate, de Colombia, por US$38.7 millones.

A la lista se añade la Cervecería Nacional Dominicana, la cual pasó al consorcio brasileño Ambev; Orange y Tricom fueron cedidas a la empresa Altice; Metaldom se fusionó con la brasileña Gerdau y crearon a Gerdau-Metaldom, y la más reciente fusión fue del Banco del Progreso con el Scotiabank ,de Canadá.

Marcas atractivas

Esas transacciones se dan porque las marcas establecidas son un atractivo para los consorcios extranjeros, indica el economista Pavel Isa Conde. La cadena de distribución, el reconocimiento de los consumidores y la clientela representan un valor agregado para permanecer en el mercado y aumentar la el campo de distribución.

Isa Conde explicó que por eso las empresas pagan un valor por encima de lo tangible. Agregó que esas transacciones son registradas por el Banco Central como inversión extranjera, pero no es así, porque se trata de un cambio de mano de activos.

Advirtió que existe el riesgo de que las empresas antes dominicanas, vendidas a multinacionales, pueden formar parte de estructuras de complejos mecanismos para reducir el pago de impuestos al país. Pero señaló que las instituciones recaudadoras tienen mecanismos para prevenir violaciones.

El economista Miguel Ceara Hatton expresó que en ese tipo de negociaciones o fusiones el Estado debe garantizar mecanismos para que no se creen monopolios de precios. “La venta de activos fijos y pasivos es una práctica normal, aunque lo ideal sería que entraran nuevas inversiones.

Estrategia de venta

Esas alianzas son estrategias de las grandes compañías para garantizar un mayor crecimiento a nivel internacional, indica el presidente de los Industriales y Empresarios de Herrera, Antonio Taveras.

Dijo que la venta de compañías es una salida a las barreras de producción que enfrenta el sector, como son el costo de la energía eléctrica, el combustible y la falta de financiamiento.

Circe Almánzar, vicepresidenta ejecutiva de la Asociación de Industrias, indicó que esa práctica es para las empresas extender su mercado a nivel internacional.

Impacto de venta en el sector de trabajadores

Dinámica. Con la fusión o venta de empresas de capital local, miles de personas pierden sus empleos y, en muchas ocasiones, nunca se reintegran al mercado laboral, afirmó el presidente de la Confederación Nacional de Unidad Sindical, Rafael -Pepe- Abreu.

Aunque agregó que los empleados que permanecen con sus puestos, sus salarios son reajustados.

“En las remuneraciones las empresas internacionales pagan montos ajustados a nivel de la región”, sostuvo. Indicó que en términos de actividades gremiales, las empresas locales son más flexibles que las extranjeras.

“Los empleados mantienen mayor familiaridad con los dueños que con representantes de esas multinacionales”, enfatizó Abreu.