X

La hernia hiatal es asintomática y puede ser congénita

Las afecciones gastrointestinales pueden ser muy diversas y son fáciles de confundir, ya sea porque su malestar se manifieste en otros órganos o porque no presenten ninguna sensación y se vayan formando como un enemigo silente.

Una de estas últimas es la hernia hiatal, la cual ocurre cuando una porción del estómago pasa a través del hiato diafragmático.

La mayoría de las hernias de hiato son asintomáticas y se descubren de manera accidental, explica el doctor Jorge Alburquerque Acosta, encargado de la Clínica de Esófago y Estómago del Centro de Diagnóstico y Medicina Avanzada y de Conferencias Médicas y Telemedicina (Cedimat).

“El diafragma es un músculo grande con forma de cúpula que separa el tórax del abdomen; este presenta un orificio a través del cual el esófago pasa desde el tórax a la cavidad abdominal, para unirse a este nivel con el estómago”, comparte el especialista al explicar cómo se forma esta protrusión.

Agrega que en la unión del esófago con el estómago se encuentra una estructura llamada cardias o esfínter esofágico inferior, que actúa como un “check” de plomería, permitiendo que los alimentos penetren en el estómago e impidiendo que estos se regresen al esófago.

“Esta situación anatómica del esfínter dentro del abdomen se altera cuando existe una hernia hiatal y promueve la incompetencia del mismo y el reflujo gastro- esofágico”, afirma Alburquerque Acosta.

Incidencia

La hernia hiatal puede ser por deslizamiento (la más común) o paraesofágica.

La hernia hiatal se presenta en un 10 % en pacientes menores de 40 años y en un 70 % en mayores de 70 años de edad y es más frecuente en el sexo femenino.

Entre las razones por las que es mayor la incidencia de este tipo de hernia en las mujeres podrían estar el embarazo, la constipación, que es más frecuente en el sexo femenino, y los esfuerzos del parto, explica Alburquerque Acosta.

“El descubrimiento de una hernia hiatal puede ser accidental, por algún procedimiento radiográfico, como una radiografía de tórax o una serie esófago gastroduodenal, o endoscópico”, enfatiza el galeno.

La hernia puede ser congénita, por traumatismos fuertes en el abdomen, por tos o vómitos muy violentos, por el envejecimiento y por la constipación, entre otras causas.

El especialista explica que las personas que evacuan en cuclillas tienen menos posibilidades de presentar la hernia hiatal, porque hacen menos esfuerzo (pujar) para evacuar.

Síntomas

El doctor Alburquerque Acosta señala que aunque la hernia hiatal puede raramente poner en riesgo la vida del paciente, cuando es sintomática influye en la calidad de vida del portador de la misma, por los síntomas de reflujo gastroesofágico (acidez) que produce.

Destaca que los síntomas más comunes son la pirosis (hervores), la regurgitación (el paso del alimento ingerido procedentes del estómago de regreso al esófago y hasta la boca); otros síntomas menos importantes son los eructos frecuentes, la salivación, hipo y agruras.

En ocasiones el reflujo causado por la hernia hiatal produce un dolor en el tórax que puede simular una angina de pecho o un infarto, y produce frecuentes visitas del paciente a la emergencia o al consultorio del cardiólogo, el cual debe excluir el origen cardíaco del dolor.

“El reflujo gastroesofágico también puede presentar síntomas más allá del aparato digestivo, como dolor de garganta o tos frecuentes.

El doctor nos refiere que también se ha propuesto que esta condición puede provocar asma, caries dentales, sinusitis y otitis frecuentes”, argumenta.

Opciones de tratamiento

El tratamiento es el mismo que para el reflujo gastro esofágico, bloqueadores de la secreción gástrica (IBPs), dieta, cambios en el estilo de vida, como una dieta sin grasa, que evite el alcohol, el café, los alimentos muy condimentados, el tabaco e infusiones (té) que frecuentemente usamos los dominicanos, como son los de menta, jengibre o anís; el chocolate también está prohibido en la dieta de estos pacientes.

Los portadores de una hernia hiatal sintomática tienen prohibido acostarse dentro de las tres horas siguientes de haber ingerido alimentos y se les sugiere hacer sobremesa.
Sabios consejos

El gastroenterólogo endoscopista también sugiere a estos pacientes no usar ropa apretada en el abdomen, evitar levantar o empujar objetos pesados y dormir con la cabecera de la cama levantada o en una “almohada antirreflujo que está en el mercado.
El galeno concluyó diciendo que antes de la cirugía el paciente debe ser evaluado por un gastroenterólogo y también debe someterse a una manometría esofágica para asegurar el éxito del procedimiento quirúrgico.

Un protocolo de tratamiento

Todos los pacientes con una hernia hiatal sintomática deben acudir a la consulta de un gastroenterólogo, pues este es el que implantará un protocolo de tratamiento y seguimiento individualizado de acuerdo a su caso.

En el Cedimat hay un equipo de médicos especializados en diversas áreas que trabajan para ofrecer un servicio de calidad al país.

Es la responsable de los casos de esofagitis

Efectos La hernia hiatal es la responsable de la mayoría de los casos de esofagitis erosiva y su presencia puede aumentar las posibilidades de la aparición de un esófago de Barrett, que es una lesión premaligna con la posibilidad de convertirse en un cáncer esófagico, una neoplasia que según refiere el doctor ha aumentado en su frecuencia en los últimos 20 años y que por su agresividad ofrece pocas posibilidades de sobrevida en cinco años, si no es detectado en sus inicios.

El especialista advierte que los pacientes con Esófago de Barrett deben ser sometidos a vigilancia endoscópica dependiendo de la gravedad de la lesión y que puede necesitar de endoscopias cada seis o tres meses, cuando hay displasia severa.

Este website usa cookies.