Martes, 15 de enero, 2019 | 8:30 pm

¿Cuál es su fucú?



De 1914 a 1934, ‘Marines’ estadounidenses gobernaron en Haití, igual que aquí de 1916 a 1924.

Aquí ocho años y allá 20. En Santo Domingo, ordenaron las finanzas públicas y balancearon el presupuesto, desarmaron a políticos y civiles, construyeron carreteras conectando al territorio para superar el transporte marítimo y fluvial, organizaron servicios sanitarios y escuelas públicas y una guardia profesional que monopolizó el empleo legítimo de la fuerza armada para imponer decisiones políticas o judiciales.

Cualquiera creería que si lograron tanto en ocho años, debieron desempeñarse dos y media veces mejor en Haití durante veinte.

Aquí, los jóvenes capitaleños mejor educados rehusaron colaborar con los gringos al crear la Policía, dando paso a delincuentes como aquel guarda-campestre de 27 años con prontuario como abigeo, violador, falsificador de cheques y ladrón del correo, que en 1918 ingresó a esa nueva guardia y luego se apropió de la república.

Hasta Trujillo, truculento tirano maldito, dejó al país mejor que sus dictadores a Haití. ¿Cuál maldición les mantendrá inoculados contra el desarrollo y progreso?

Publicidad