Víctor Méndez Capellán

Víctor Méndez Capellán

Víctor Méndez Capellán debió ver el rostro duro de la vida desde sus primeros años de infancia en su natal Salcedo. Su historia estuvo signada de retos y dificultades.

La dureza del camino que le tocó trillar no lo convirtieron en un ser resentido o amargado. Por el contrario, hicieron que germinara en él dones que lo marcaron hasta el final de su existencia.

Convirtió las dificultades en oportunidades, aprendió a descubrir el lado bueno de los retos y a cultivar virtudes personales.

La orfandad, el trabajar desde niño, lidiar con gente diversa, desarrollaron en Víctor Méndez Capellán un extraordinario don de gente, con una afabilidad legendaria que lo distinguía no sólo en el mundo empresarial, sino en la cotidianidad del trato con todos.

Muchos de sus éxitos empresariales partían de un principio: “ayudar a la gente”, “facilitarle la vida a los otros”.
Como empresario fue emprendedor y visionario, pero sobre todo un trabajador incansable que atesoraba el valor de la amistad como el más preciado activo posible.

Esta nota editorial no procura hacer un recuento de su historia de éxitos empresariales, sino reconocer al digno, afable, entusiasta y emprendedor que fue Víctor Méndez Capellán, cuyo legado debe llenar de orgullo a sus familiares y amigos.

Descanse en paz don Víctor Méndez Capellán, sabiendo que su paso por este mundo dejó profundas huellas por su condición de gran ser humano y como innovador empresarial.



El Día

Noticias Relacionadas