Martes, 12 de noviembre, 2019 | 6:59 am

Paz para la Junta



La Junta Central Electoral ha sido sometida a un asedio post primaria que no se corresponde con la actitud asumida por ese órgano ante las inquietudes planteadas por las partes que participaron en ese proceso.

Lo que hemos visto es una Junta receptiva, presta a atender los requerimientos racionales que se le han formulado hasta ahora.

Por tanto, no se justifica la virulencia con la que se muestran algunos sectores políticos.

Esa actitud empieza a crear un clima de tensión innecesaria, que incluso está teniendo efecto en el desempeño económico del país.

La Junta les ha dado el frente a las inquietudes planteadas por quienes no se sienten satisfechos por los resultados de las primarias, pero simultáneamente ha tenido que ir cumpliendo con las disposiciones legales.

El comportamiento exhibido hasta ahora por los miembros del Pleno de ese organismo les hace merecedores de un voto de confianza.

La Junta tiene el deber de esclarecer dudas o atender quejas de los actores de los procesos que administra.
Pero esos actores también tienen la responsabilidad de ser racionales.

Apostamos por la paz social y la estabilidad política, dentro de un marco de respeto de las reglas del juego democrático.