Sábado, 25 de mayo, 2019 | 10:06 am

Padre Nelson Acevedo: “no se puede obligar a nadie a leer un determinado libro ni aún el libro más sagrado”

Párroco Nelson Acevedo
Párroco Nelson Acevedo


Santo Domingo.-Nelson Antonio Acevedo, párroco de la iglesia Santo Cura de Ars, aseguró hoy que “no se puede obligar a nadie a leer un determinado libro ni aún el libro más sagrado para nosotros los cristianos”.

“Vivimos en un Estado laico y en el ámbito de la escuela pública quién decide qué se le debe enseñar en materia de conciencia a los hijos son sus padres no las leyes”, manifestó.

Indicó que el proyecto de ley 44-00 que establece la lectura e instrucción bíblica en las escuelas públicas y privadas del país no es postura de la Iglesia Católica porque el Concilio Vaticano estableció la autoutonomía del mundo.

El sacerdote recalcó que “hay que tener cuidado con esas posturas políticas revestidas de posiciones religiosas porque la escuela pública pertenece al ámbito del Estado donde se supone que existe una autonomía de lo político de la religión, que no significa ateísmo”.

“Que los hijos lean la Biblia o no, una propia de los cristianos que no puedo imponerle a nadie porque no vivo en un estado teocrático. Para los católicos eso tiene que estar claro y está postura es un burdo chantaje”, explicó el párroco.

Acevedo explicó que no es competencía de ninguna religión trazar las líneas políticas a aplicar en las escuelas, ya que es una tarde a de cada familia y del Estado dominicano.

“Facultad de la familia y si les damos la autoridad al Estado de qué hacer en las escuelas con ellos en el ámbito de la conciencia no podemos quejarnos después de que ellos quieran instruirle en otros campos sin autorización de los padres porque les dado la autoridad de imponer qué libro en este caso la Biblia deben leer, después puede ser cualquier libro con la misma autoridad que les hemos dado para leer la Biblia sin preguntarle previamente a los padres los que ellos desean”, agregó.

“Si yo propugno por este tipo de leyes reniego de la democracia y pretendo vivir un régimen teocrático o de cristiandad como lo fue en el pasado donde la Iglesia Católica controlaba hasta lo que una persona debía leer o ver el cine”, sostuvo el padre.