Mas producción nacional para enfrentar la crisis

Mas producción nacional para enfrentar la crisis

Mas producción nacional para enfrentar la crisis

Antonio Ciriaco Cruz

La República Dominicana forma parte de una Isla con claras características de un continente. En los 48 mil km2 que nos competen como nación, tenemos las infraestructuras de apoyo y la dotación de recursos naturales necesaria y suficiente: microclimas, montañas y valles, que nos dan ventajas comparativas en la siembra de cultivos diversos, y la diversidad en la estructura productiva, que nos aporta la “resiliencia” para enfrentar con éxito las adversidades que nos depara la actual crisis económicas.

Después del impacto de la pandemia del Covid-19 en el aparato productivo nacional, la economía dominicana pudo recuperar y superar el nivel de riqueza que había perdido (más de 10 mil millones de dólares en el 2020); sin embargo, en el caso del conflicto bélico Rusia-Ucrania, las condiciones económicas adversas creadas aún no han desaparecido, y todo parece indicar que persistirán para los próximos meses.

Dado ese entorno internacional, provocado por el conflicto bélico, la economía dominicana seguirá recibiendo los embates de la inflación importada: precios más caros de los hidrocarburos y combustibles, precios más caros en los commodities agrícolas y en los insumos importados, y disrupciones en las cadenas de suministros que producen retrasos en las entregas de las importaciones de bienes y servicios. Por eso, es necesario una mirada hacia la producción nacional dadas las condiciones excepcionales que tiene el país.

Fomentar, masivamente, la producción nacional en la coyuntura actual es el mecanismo más idóneo para minimizar los efectos negativos que nos trae el entorno internacional. La producción agropecuaria debe ser una prioridad en las políticas públicas: mantener la autosuficiencia de arroz; impulsar la siembra masiva de cultivos de ciclos cortos; invertir más en mejorar los canales de comercialización; priorizar la investigación y desarrollo más Innovación, entre otros.

Pienso que se debería de articular un “Plan Nacional de Desarrollo Agropecuario y Rural”; y hacer lo mismo con el sector industrial, con un “Plan Nacional de Desarrollo Industrial” que impulse, en el corto y mediano plazo, las políticas de desarrollo productivo que permitan encadenar al sector industrial con el resto de los sectores, en particular con los sectores orientados al exterior. Aprovechemos la actual coyuntura.



Antonio Ciriaco Cruz

Noticias Relacionadas