Martes, 19 de marzo, 2019 | 3:28 pm

La gastronomía dominicana es polifacética y rica en influencias

Realidad. La cocina de vanguardia debe estar en evolución continua. Labor. Esperanza Lithgow será reconocida por el Supremo Consejo del Grado 33 con la Medalla de la Orden al Mérito.

El Ministerio de Cultura  la reconoció como  Maestra de la Cultura Gastronómica Dominicana.
El Ministerio de Cultura la reconoció como Maestra de la Cultura Gastronómica Dominicana.


SANTO DOMINGO.-Sus familiares y amigos la llaman Esperancita y la definen como una mujer que ama los retos, asume responsabilidades y, sin pensarlo dos veces, trabaja por sus metas con esfuerzo y decisión.

Con mas de 40 años como profesora de cocina, la chef Esperanza Lithgow es una verdadera enamorada de la culinaria dominicana, sobre la cual afirma que es polifacética y rica en influencias francesas, españolas, taínas y africanas.

Sobre ella nos cuenta: “Nuestros platos típicos se distinguen por el uso del arroz, carne, plátano, frijoles o habichuelas y el famoso sofrito o sazón dominicano a base de ajo, cebolla, cilantro, ajíes, tomate bugalú y orégano”.

La riqueza de productos, indica Lithgow, es una de las razones por la que nuestra gastronomía presenta características de una cocina “criolla”, es decir, de origen europeo, pero desarrollado en América con influencias africanas.

Por descubrir

Para Esperanza, República Dominicana siempre ha sido un país con “una gastronomía basta, que pocos conocen y se atreven descubrir, escondida bajo un manto arropado por las culturas europeas y americanas; pero somos un terruño donde cada región tiene sus peculiaridades en función de los productos típicos del lugar”.

Destaca que la cocina de vanguardia debe estar en evolución continua, aplicar nuevas técnicas, mejorando sus elementos y materiales, introduciendo documental de ciencias y materias como la nutrición, la correcta alimentación -en su caso el equilibrio dietético, el estudio de la composición de los alimentos, nuevas técnicas de manipulación, de envasado y conservación, de cocción-, pues la ciencia se ha convertido en la mano derecha del chef.

Asegura que para llegar a la cocina de vanguardia se debe partir de una cocina tradicional debidamente estructurada, compartimentada, conocida y diversa.

Las diferencias

Doña Esperanza nos cuenta que en la cocina tradicional las expectativas se cumplen de entrada, pues “las cosas están buenas o malas, tienen buen color o no”, mientras que en la cocina modernista “se juega con las texturas, con las formas, el plato se convierte en lienzo y además de todo empieza a tener un trasfondo de arte”.

Al hablar sobre su visión de la cocina, indica que la enfoca en el comensal y no hacia el ego, siendo mi meta emular recuerdos y sacar a flote sus emociones, satisfaciendo sus gustos y preferencias.

“Mis menús tienen la particularidad de ir desde un cerdo asado, hasta el más sofisticado de los manjares, siempre en función del agrado del comensal.

Elaboro desde un moro criollo con chivo guisado, un faisán, carnes y arroces de todo tipo, al gusto del más exigente paladar, previa evaluación en la medida que lo permite la prudencia”.

En su trayectoria se cuentan varios programas de televisión, una columna semanal de cocina por más de 10 años en el periódico “Ultima Hora” y tres libros publicados de “Cocina fácil”, con dos ediciones, “Entremeses fáciles para ti”, y la “Olla mágica de Esperanza Lithgow”, con 263 recetas de comida dominicana, haciendo de la más elaborada el plato más fácil de realizar, barato y exquisito.

Reconocimiento

— Orden al mérito
El Supremo Consejo del Grado 33 de República Dominicana, en el marco de la celebración del 158 aniversario de su fundación, le otorgará la Medalla de la Orden al Mérito el 17 de febrero en el Gran Salón del hotel Catalonia.