Lunes, 22 de abril, 2019 | 12:42 am

Incidencia de la mujer



El Día Internacional de la Mujer es el más propicio para derribar fronteras. Las fronteras y las discriminaciones frenan el desarrollo del país, de los espacios laborales, de la participación y el crecimiento humano. El desarrollo de una nación depende del crecimiento individual y colectivo de sus ciudadanos; y la mujer, en este proceso, incide de manera esencial.

La mujer, desde el punto de vista de género, no solo constituye un importante sector de manera global, que se refleja en las estadísticas demográficas.

También tiene un gran poder de decisión en actividades civiles, y desde hace dos décadas su presencia resulta muy sensible en el mercado laboral.

El fenómeno, a raíz de conmemorarse el Día Internacional de la Mujer, habría que verlo proyectado en nuestro futuro inmediato.

¿Y qué vemos? Una sociedad que apuesta a la integración, al desarrollo, a que cada día haya más y mejores plazas laborales en el país, donde tanto hombres como mujeres puedan aportar para garantizar una mejor calidad de vida y una mayor equidad laboral.

La conmemoración de la presente efemérides, que consagra el Día Internacional de la Mujer, sirve para ver en el pasado todas las fortalezas, pero no para quedarnos en lo que se hizo, sino para ver todo lo que nos falta construir como sociedad, para mejorar y consolidar las conquistas que permitan a las mujeres ensanchar su horizonte en procura de mayor formación profesional e intelectual; y que haga conciencia que tal ascenso incidirá en una mayor determinación económica, mejores estrategias para la conquista de derechos y oportunidades.

Sí, pero que al mismo tiempo sean derechos y oportunidades asumidos con una visión de conjunto, que afiancen nuestro derrotero como país, como Estado y nación.