Jueves, 18 de abril, 2019 | 6:58 pm

Cosas que se ven después que pasan los Premios Soberano

Observan. La crítica fue para un premio kilométrico, algunos baches, y varios nominados ausentes. Reating. Este año fue de 13.2 y el pasado quedó en 13.1.

El homenaje hecho en el premio Soberano  al merenguero Alex Bueno,  en donde  participó el joven artista Javier Grullón.  Nicolás Monegro
El homenaje hecho en el premio Soberano al merenguero Alex Bueno, en donde participó el joven artista Javier Grullón. Nicolás Monegro


Musicales kilométricos, diálogos muy extensos y segmentos que pudieron ser obviados alargaron a cuatro horas la parte televisada del premio Soberano, el cual terminó a la 1:00 de la madrugada con el anunció del ganador de El Gran Soberano, Anthony Santos, y posteriormente la participación de Bad Bunny.

Para los que estaban en el Teatro Nacional el premio fue de cinco horas, pues la parte diferida inició a las 8:00 de la noche, por lo que a quienes estaban en vivo se les notaba el cansancio menos de dos horas después de haber iniciado la parte televisada.

Anthony Santos junto a Emelyn Baldera y Franklin León.

Anthony Santos junto a Emelyn Baldera y Franklin León.

El pasado año el premio finalizó a las 12:15 de la madrugada y una de sus pocas críticas fue precisamente que fue muy largo.

Este año, a esa hora, muchos estaban dejando sus asientos y se fueron a sus casas o al “After Party”, pues ya sentían tanto cansancio que les era imposible continuar sentados.

Musicales

El productor del evento, Alberto Zayas, quien salió airoso el pasado año, se pudo ahorrar una hora reduciendo los musicales a 7 en lugar de 9 y haciéndolos más cortos.

También pudo suprimir algunos segmentos, como fue el que recordaba el momento en que Maridalia Hernández ganó el premio Oti con “Para “Quererte” en 1991, y otros más que no fueron de mucho agrado.

El trapero Bad Bunny cerró el ceremonial del Soberano.

El trapero Bad Bunny cerró el ceremonial del Soberano.

Además, dejar en un único segmento las menciones u homenajes de los artistas fallecidos, pues se hicieron por separado los de para Anthony Ríos, Joseíto Mateo y Teo Veras, aunque luego sus rostros fueron introducidos en el de Lily Goodman.

Para Mateo se debió hacer un segmento especial, para Alex Bueno se debió montar uno con una orquesta de merengue y no inventar con llevar un merengue de los 80 con un rock de los 70.

Los musicales

Quizá por cansancio, al público no les llegaron los musicales, les parecieron monótonos en su mayoría y luego de dos horas sentados muchos no estaban prestando gran atención a lo que allí se presentaba, pues no se veía emotividad y aplaudían poco.

Acroarte

— Acierto
En lo referente a los ganadores, Acroarte acertó en un buen porcentaje, pues aunque algunos premios no fueron bien vistos por la crítica y el público, no es menos cierto que en su gran mayoría cayeron en las manos de quienes lo merecían.