¿Cómo cuidar la salud renal de los adultos mayores?

¿Cómo cuidar la salud renal de los adultos mayores?

¿Cómo cuidar la salud renal de los adultos mayores?

La enfermedad renal crónica en adultos tiene una prevalencia global de alrededor de 13%.

Santo Domingo.- El envejecimiento es un proceso fisiológico que ocasiona cambios estructurales y funcionales en todos los seres vivos, según la Organización Mundial de la Salud (OMS). A medida que envejecemos, prácticamente todas las capacidades funcionales de nuestros órganos disminuyen. La función renal no escapa a esta realidad.

“Los riñones de un adulto joven filtran 180 litros al día (125 ml/ min) y en el envejecimiento la filtración cae aproximadamente 0.8 ml/min por cada año de vida”, explica el doctor Alberto Flores Almonte, jefe de la unidad de Nefrología del Centro Médico de Diabetes, Obesidad y Especialidades (CEMDOE).

Además de la función renal, con el envejecimiento se producen varios cambios estructurales, como la disminución progresiva del número de nefronas, responsables de purificar la sangre. Estas se aminoran desde aproximadamente 1 a 1.2 millones por cada riñón en personas jóvenes a 550,000 por riñón para edades de 70 a 75 años.

También, los adultos mayores son propensos a sufrir nefroesclerosis, enfermedad renal crónica que complica la hipertensión arterial, y presentan una disminución de la corteza renal, la capa más externa del tejido renal. La masa de los riñones baja desde unos 260 gr en el adulto joven a menos de 200 gr en adultos mayores de 75 años.

El doctor Alberto Flores Almonte, jefe de la unidad de Nefrología del Centro Médico de Diabetes, Obesidad y Especialidades (CEMDOE).

Atención a los adultos mayores

El doctor Flores afirma que no existen terapias dirigidas a detener la progresión de la enfermedad renal relacionada con la edad, sin embargo, sí hay medidas para tratar de ralentizar el daño renal de estos pacientes.

Les invitamos a leer: La Enfermedad Renal Crónica, la pandemia silente

Sugiere mejorar la proteinuria (proteína en la orina), un referimiento temprano al nutricionista, controlar la diabetes, o hipertensión si existieren, no utilizar medicamentos con potencial tóxico a los riñones (analgésicos antiinflamatorios no esteroides), no automedicarse, hacerse un control estricto de perfil de lípidos en sangre, no fumar y realizar algún tipo de actividad física si es posible.

Alrededor de 50% de los envejecientes tienen al menos otras 2 enfermedades crónicas asociadas que frecuentemente afectan el riñón y contribuyen al deterioro de la función renal ya disminuida por el paso de los años.

De igual manera, los envejecientes son más propensos a padecer pérdida brusca de la función renal, y a desarrollar toxicidad crónica por medicamentos que se depuran por el riñón.

Seguimiento oportuno

Según destaca el especialista, otro aspecto muy importante a considerar en los envejecientes es la sarcopenia senil, una enfermedad progresiva y generalizada del músculo esquelético, caracterizada por una disminución de la fuerza muscular, de la masa muscular y es limitante del rendimiento físico de la persona.

“En los envejecientes es también frecuente el desarrollo de quistes renales, usualmente múltiples y de mayor tamaño que en la población más joven. Estos quistes se derivan de lesiones diverticulares tubulares propias del envejecimiento, y usualmente son de carácter benigno, aunque en ocasiones podrían reflejar una lesión parenquimatosa subyacente”, afirma el doctor Flores.

Toda esta realidad hace que los pacientes envejecientes con función renal disminuida ameriten atención especial.
Flores asegura que “el seguimiento especializado de nefrología desde etapas tempranas de la enfermedad renal garantiza una progresión más lenta de la enfermedad y un mejor pronóstico global”.

 



El Día

Noticias Relacionadas