Vándalos en la UASD



Un puñado de personas, que no merecen el adjetivo de estudiantes universitarios, ha provocado la suspensión de la docencia en la Universidad Autónoma de Santo Domingo (UASD) con disturbios porque el presidente de la Federación de Estudiantes Dominicanos ha sido arrestado por una acusación de fraude cometido contra otros estudiantes.

La acusación que pesa contra el presidente de la FED entró al sistema judicial antes de que fuera elegido a esa posición, en unos accidentados comicios en los que hasta muertos hubo.

Es decir, quienes votaron por él en ese entonces sabían que estaban escogiendo para que representara al estudiantado de la UASD a una persona acusada por otros estudiantes de estafarlos con unos viajes que, según la querella, les ofrecía con documentación que resultó ser falsa.

Las imputaciones contra ese “dirigente estudiantil” se están dirimiendo en la Justicia, con un Ministerio Público que hasta el momento ha actuado conforme a lo que las leyes le mandan.

Nueva vez, un grupo minúsculo desfigura la imagen de la universidad estatal, usando su recinto para acciones vandálicas.

La responsabilidad de que esas situaciones persistan recae sobre muchos, incluyendo los mismos estudiantes, que a la hora de escoger a sus representantes relegaron los valores éticos y morales que ellos le exigen a la clase dirigente de otros ámbitos de la vida pública.

Las decenas de miles de estudiantes abnegados que se sacrifican diariamente para formarse y convertirse en personas socialmente útiles merecen estar representados por estudiantes que estudien y que además sean buenos ciudadanos.

Publicidad
Publicidad