Martes, 13 de noviembre, 2018 | 5:29 am

Legalizar consumo marihuana, debate continental que toca RD

Consejo de Drogas y Casa Abierta difieren en su visión sobre la pertinencia de esta decisión

6_Nacionales_27-1,p01


Santo Domingo.-El presidente del Consejo Nacional de Drogas (CND) y el director de Casa Abierta coinciden en que la criminalización del uso de drogas narcóticas no ha resuelto el problema que esto representa, aunque difieren en la visión sobre la legalización o no de la marihuana.

Para Fidias Aristy, del Consejo Nacional de Drogas, la legalización haría más accesible esta droga a niños y adolescentes, lo que a su entender representa ponerlos a las puertas de drogas más duras.

En tanto que Rahamés de la Rosa, de Casa Abierta, considera que la despenalización del consumo de marihuana sería la mejor manera de ir cambiando la política contra las drogas, la cual, según entiende, no ha dado los resultados que demanda la situación.

Resurge debate en América

El debate sobre la despenalización de la marihuana vuelve a escena porque el pasado miércoles el Congreso de Colombia aprobó su legalización para fines medicinales.

Esta fue la vía por la que Estados Unidos empezó a transitar hasta que el año pasado los estados de Washington y Colorado dieron un paso adelante para llegar a legalizar la marihuana hasta para fines recreativos. Por tanto, también legalizaron su producción y venta comercial, aunque con fuertes regulaciones.

En la práxis, el uso personal de la marihuana está despenalizado en casi todos los países, ya que no se imponen penas de prisión cuando alguna persona es encontrado con cantidades consideradas como de uso personal.
Uruguay, durante el mandato de José Mujica, tomó la medida más radical del continente al legalizar el ciclo completo de producción, comercialización y consumo de la marihuana.

El 10 de diciembre de 2013 ese país sorprendió al mundo con la ley que permitía el uso de esa sustancia para fines medicinales y recreativos, así como su utilización con fines industriales.

Se convirtió así en el primer país del mundo en legalizar plenamente la venta, cultivo y consumo de la marihuana.

Chile ha sido algo cauta al respecto, pero en diciembre de 2015 la presidenta, Michelle Bachelet, autorizó un decreto del Ministerio de Salud en el que autorizaba la elaboración y venta de medicamentos sobre la base de marihuana. No se animó a dar el paso de otros y legalizar la graminea propiamente hablando.

En México y Argentina, si bien es cierto que la posesión en pequeñas cantidades está despenalizada, su uso para fines personales de manera legal ha sido posible gracias a sentencias de sus respectivas cortes supremas de Justicia.

Visiones

Para Fidias Aristy estas políticas no representan la mejor vía para solucionar el problema de las drogas, aunque admite que el consumidor no debe ser tratado con el mismo rasero que el traficante.

Señaló que lo punitivo no puede ser la norma general, ya que algunos casos pueden ser tratados como un problema de salud pública.

Por ejemplo, en España el tema del narcotráfico es tenido como una violación a las leyes sanitarias.
Aristy sostiene que las experiencias de los países que se han abierto a la legalización de drogas sicotrópicas no ha sido como esperaban sus autoridades.

“Una política de legalización de las drogas, partiendo de las experiencias que se han tenido en otros lugares, incluso con modelo de desarrollo económico y social más avanzado que los nuestros, ha sido negativa. No se han obtenido logros en ese sentido”, manifestó.

Radhamés de la Rosa

Con más de 30 años trabajando con la rehabilitación de adictos, el actual director de Casa Abierta es enfático al manifestar su crítica a la prohibición del consumo de drogas.

“Al consumidor no se puede perseguir penalmente. Se debe permitir su uso (de las drogas), aunque de forma regulada. Al seguir conversando sobre el tema a solicitud de EL DÍA, el director de Casa Abierta asume un tono enfático y señala que la prohibición ha fracasado.

“Lo que no funciona es la prohibición. Entonces lo que tenemos que hacer es crear regulaciones. No todas las personas que usan marihuana son adictos. Por eso hay que regular, no prohibir”, dijo.

Descongestionar cárceles

Desde la óptica de Radhamés de la Rosa, la despenalilzación del consumo de drogas tendría otro efecto, como es el descongestionamiento de las cárceles ya que el 62 por ciento de los presos por droga están por posesión, dijo.

En la actualidad más de 18 mil personas son procesadas judicialmente cada año en el país por delitos relacionados con diversos tipos de drogas y la mitad de estos son enviados a cárceles a cumplir medidas privativas de libertad.

“La despenalización del consumo de drogas ayudaría a descongestionar los recintos penitenciarios”, insistió.

Tratan a 30 consumidores en sus hogares

El director del Consejo Nacional de Drogas informó que desde hace alrededor de un año implementan un programa para que algunos casos de consumo y posesión de pequeñas cantidades de drogas, en vez de enviar a los responsables a las cárceles, sean tratados por esa entidad, psicólogos, la comunidad y personal del Ministerio de Salud Pública.

“Esa persona lleva una vida normal en su casa y periódicamente se le realizan pruebas para analizar su evolución”, manifestó Fidias Aristy.

Especificó que hay 30 personas del Distrito Nacional que se han admitido a este programa a través del Séptimo Juzgado de la Instrucción.