Martes, 15 de octubre, 2019 | 7:06 pm

“Yo mío”, un musical que conmueve con un poderoso mensaje

En escena. Logra una combinación de actuación, canto y baile en una puesta de primer nivel. El texto. Eudy Cordero sorprende con su producción al llevar un impactante mensaje.

Alisber Zapata, Eudy Cordero  productor y director del musical y  Ángeline Monegro en roles  protagónicos.  FUENTE EXTERNA
Alisber Zapata, Eudy Cordero productor y director del musical y Ángeline Monegro en roles protagónicos. FUENTE EXTERNA


SANTO DOMINGO.-Los musicales son de las puestas en escenas más difíciles en el mundo del teatro, pues las actuaciones clásicas tienen que ser combinadas con interpretaciones de canciones, bailes y coreografías que mantengan el hilo.

Además, conlleva un trabajo creativo más polifacético.

Eudy Cordero sorprende con su producción “Yo mío”, el musical, en el que logra transmitir un impactante mensaje muy actual, que llega a tocar incluso lo existencial, en una puesta en escena donde la actuación, el canto y el baile se combinan de manera tal que llevan al público a una especie de montaña rusa de sentimientos durante una hora y media.

La producción se lució con este montaje, que tuvo  de escenario a  la Casa San Pablo.

La producción se lució con este montaje, que tuvo de escenario a la Casa San Pablo.

La reflexión

El público ríe, llora y reflexiona de la mano de las actuaciones del propio Eudy Cordero, quien encarna el personaje principal, y los personajes que representan la lucha del bien y del mal escenificados por las jóvenes actrices Alisber Zapata y Ángeline Monegro, quienes además llevan el mayor peso del canto.

El elenco

Unos cincuenta actores y bailarines salen a escena con una diversidad de personajes que hacen énfasis en la lucha interna que vive el personaje “Yo mío” por la búsqueda de la definición de su personalidad, los influjos de la sociedad que intenta imponer modelos superfluos como paradigmas de éxitos.

Los personajes Clara y Oscura materializan luchas sicológicas que libran los seres humanos en el proceso de definición de la personalidad y en la búsqueda permanente de aceptación social.

Uno de los momentos más impactantes fue el que se dedicó al influjo de las redes sociales y cómo estas siendo instrumentos que pueden hacer mucho bien, también retraen a las personas de su entorno y las ponen a vivir en un mundo ficticio y antisocial.

La dirección teatral estuvo a cargo de José Manuel Rodríguez, la producción general fue de Karen Brito y la dirección coreográfica fue de Jordán Isaías Genao, quienes vienen abriéndose paso como parte de una nueva generación del teatro y que con “Yo mío”, el musical, mostraron estar al nivel de enfrentar grandes y complejos retos en las tablas.

Los temas

Una de las canciones que interpretan Zapata y Monegro (“Tener o ser”), además de que rítmicamente mueve al público, le clava un mensaje de fuerza que lleva a la reflexión sobre cómo muchos entienden que por el hecho de “tener” se logra el reconocimiento social en detrimento de la definición de una personalidad propia que conduzca a la búsqueda de una felicidad sustentada en valores.

El mensaje

—En escena

La obra fue escrita por el Eudy Cordero, el productor general, con la que buscaba poner en escena los complejos y presiones sociales que debe enfrentar la persona en el proceso de construcción de sí mismo como ente individual y social.