Vamos a darle “pá bajo” a la partidocracia

Vamos a darle  “pá bajo” a la partidocracia

Gabriel Sánchez.

Desde hace décadas la Policía Nacional viene produciendo una carnicería humana, “dándole pá bajo”, o mejor dicho,  matando a “delincuentes pobres”, los cuales son vilmente asesinados a lo largo y ancho del país, algunos de estos jóvenes desarmados y con los brazos alzados. La PN lo acribilla a quema ropa, sin ningún tipo de  piedad ni compasión, sólo porque son “delincuentes pobres”.

Según la Constitución Dominicana en su  artículo 37, “El derecho a la vida es inviolable desde la concepción hasta la muerte. No podrá establecerse, pronunciarse ni aplicarse, en ningún caso, la pena de muerte”. Sin embargo, la Policía mata a los “delincuentes pobres”. El derecho a la seguridad ciudadana no está garantizado en la República Dominicana.

Los mal llamados “intercambios de disparos” imponen un clima generalizado de inseguridad y violencia. Ahora que la policía le está dando pá bajo a los “delincuentes pobres”, estos también asumen acciones  más violentas, ya que saben que lo van a  fusilar si lo agarran. El método implementado por la fuerza del orden no ha dado resultado, hoy hay más delincuencia que 20 años atrás. Las razones de la delincuencia hay que buscarla en la situación socioeconómica, hay que ir a la raíz que genera la desigualdad y la miseria para poder solucionar este problema.

Sería interesante ver a la arrogante policía, darle pá bajo a “delincuentes ricos”, como Ramón Báez Figueroa, Luis Álvarez Renta y a  Vivian Lubrano de Castillo todos involucrados en la quiebra del Banínter. A los  señores Manuel Arturo Pellerano y Felipe Mendoza  del banco del Progreso, a Pedro Castillo y Andrés Aybar del Mercantil o a los políticos corruptos que nos han gobernado, todos delincuentes de cuello blanco, que son tratado como grandes señores y que gozan de todos los privilegios habidos y por haber.

Hay quienes se dejan confundir por las arengas policiales y llegan hasta apoyar los “intercambios de disparos” con los delincuentes pobres, pero no entienden que es como la patente de corso, que se le daba a los  piratas, un documento entregado por los monarcas de las naciones o los alcaldes de las ciudades, a través del cual los piratas de un navío tenían permiso de la autoridad para atacar barcos y poblaciones de naciones enemigas.

En buen dominicano esto sería lo mismo que otorgarle un cheque en blanco a una institución que ha demostrado su incapacidad para resolver el problema de la seguridad ciudadana, pero que además  está comprometida con casi todas las acciones delincuenciales que se producen en el país. No hay un solo hecho delictivo de importancia que se produzca en el país, donde no este involucrado un miembro de la PN o de la Fuerzas Armadas.

Disparar y luego investigar (claro está, si son pobres) es la máxima de nuestro “cuerpo del orden”. Muy al contrario, cuando se trata de un riquito, usan guantes de seda, para no herir la sensible piel del presumible inocente rico.

El país necesita una nueva Policía, solo disolviendo la actual y creando una nueva que tenga como base la inteligencia para investigar y que el respeto a todos los ciudadanos sea la norma. Esto pasa por crear mejores condiciones para la propia policía, mejores equipos, mayores salarios y oportunidades de crecimiento para los agentes policiales.

La principal responsabilidad de las acciones de la Policía la tiene el Jefe Máximo, ósea, el Presidente de la República que es permisivo con la carnicería que lleva a cabo la mal llamada responsable de nuestra seguridad ciudadana, la política que se define desde el palacio es la responsable. La única forma de lograr tener una nueva policía, actualizada, que trabaje con inteligencia, preparada para enfrentar la inseguridad generalizada que vive la sociedad dominicana, es cambiar a los políticos que definen la línea de acción de la PN, por eso vamos a darle pá bajo a la Partidocracia.

El autor es Vocero Nacional del Falpo.



Avatar

Gabriel Sánchez

Noticias Relacionadas