Una reflexión

0
2

“El alma que venza la potencia del demonio no lo podrá conseguir sin oración ni podrá entender sus engaños sin mortificación y sin humildad”, dijo el religioso y poeta español San Juan de la Cruz.

Siempre se ha hablado del extraordinario poder de la oración, la cual juega un papel fundamental en el comportamiento de los creyentes.

Los evangelios enseñan que Dios siempre atiende a la oración perseverante, humilde y llena de fe.

-- publicidad --