Un comedor ilustre que formó parte mobiliario presidencial

Un comedor ilustre que formó parte mobiliario presidencial

Un comedor ilustre que formó parte mobiliario presidencial

La mesa de comedor redonda y la araña de lágrimas de cristal.

Durante el siglo XIX el período victoriano restauró el uso de los muebles y ambientes antiguos. Un verdadero ‘revival’, de períodos anteriores.

Es por esto que la tecnología avanzada de finales de ese siglo, se dedicó a reproducir las formas y estilos de siglos pasados, poniéndolos en boga casi hasta final del siglo.

Un par de sillas con brazos y el trinchante en el medio.

En Estados Unidos, en la población de Grand Rapids, Michigan, se dedicaron a utilizar lo mejor de la tecnología para producir mobiliarios y otros enseres, los operarios adquirieron gran maestría para reproducir a máquina, las elaboradas tallas hechas por los grandes maestros del pasado.

En nuestro país también esta moda, se apropió del gusto de la gente adinerada. El interés por el pasado, devolvió a la vida estilos que no se correspondían con la modernidad, corriente que se desarrolló simultáneamente. El período Art Nouveau o modernista y posteriormente el Art Deco iniciaron su desarrollo simultáneamente por el retorno del gusto por el pasado.

En nuestro país, después de la independencia, las clases sociales altas, comenzaron a enriquecerse, la afición por las revistas y magazines extranjeros.

Traídos al país, fue un acicate para que se empezaran a importar los mueble producidos en Grand Rapids. La industria con sus maquinarias, pudo realizar detalles en el mobiliario que revivieron el barroco y el rococó, así los nuevos ricos americanos pudieron tener esos lujos en sus viviendas.

Primer dueño
Un modelo de este fenómeno, es el conjunto de mueble para comedor formal que perteneció a un alemán, radicado en Puerto Plata, cuyo oficio era exportar frutos hacia su país de origen.

Después de un tiempo, se trasladó fuera del país y vendió casa y mobiliario, a su socio comercial, el que resultó ser el padre de Ulises Hereaux, quien se convertiría en presidente del país.

Preciosa vitrina con tallas de motivos vegetales y un animal

Después de su elección y su traslado al Palacio Nacional en lo que hoy es el Museo de las Casas Reales, se dio cuenta que el mobiliario del palacio estaba muy desgastado y en malas condiciones. Recordó la casa y el mobiliario que su padre había adquirido del alemán, en Puerto Plata y lo hizo trasladar al Palacio Nacional, para sustituir el mobiliario en mal estado.

Este se mantuvo allí, hasta que el dictador Trujillo, fue elegido presidente y de inmediato proyectó construir una nueva sede para la presidencia, con interiores y mobiliario más acorde con el siglo XX.

Cuando se terminó el nuevo palacio y su nueva ambientación, Trujillo obsequió a uno de sus ministros, el comedor principal.

El ministro trasladó a su villa en la avenida independencia, el obsequio, este se mantuvo en la familia hasta su fallecimiento.

Sus herederos se trasladaron a una nueva vivienda, vendiendo el preciado comedor a un arquitecto, muy versado en mobiliarios de época, quien lo sometió a un proceso de restauración integral y lo colocó en la nueva residencia que había construido para su familia.

El linajudo comedor, saneado completamente, fue dotado de nuevos espejos en sus alacenas y de tapicería en sus bellos asientos.

El conjunto está constituido por una me sa de centro, redonda, la que se formó uniendo dos extremos de la mesa original, ya que las tablas intermedias de la original mesa rectangular, se perdieron en las mudanzas. De la sillería solo se rescataron las dos sillas de los extremos, dotadas de brazos y cuatro sillas sin brazos que se usaban lateralmente.

Características
El conjunto posee también un mueble aparador con cubierta propia, una vitrina para la cristalería vajillas y un trinchante.

El preciado y linajudo conjunto, hoy en día se mantiene en condiciones óptimas, asombrando a los visitantes con los detalles de las tallas que posee, tales como grifos y otros animales fantásticos, además de adornos vegetales que enriquecen notablemente el conjunto.

Originalmente la sillería estaba tapizada en cuero, hoy en día viste telas tejidas de un diseño adecuado para la ambientación general.

La ambientación general comprende alfombras, una majestuosa lámpara de cristal con lágrimas, cuadros en las paredes y detalles escultóricos, sobre los

Estilo gótico

— Muebles auxiliares
Los muebles auxiliares poseen suficiente espacio para guardar los utensilios propios de un comedor. Todo está complementado por un mueble aparador de estilo gótico, que se integra perfectamente al conjunto.

*Por MARÍA CRISTINA DE CARÍAS, CÉSAR IVÁN FERIS IGLESIAS Y CÉSAR LANGA FERREIRA



El Día

Noticias Relacionadas