Lunes, 20 de mayo, 2019 | 2:15 pm

Trastornos mentales y los principales delitos con los que se relacionan



“A pesar de que determinados síntomas o trastornos se puedan relacionar en mayor medida con actividades delictivas o violentas específicas, esta relación ni es directa ni sistemática; por ejemplo, se puede dar el caso de un sujeto con sintomatología psicótica que cometa un hurto por la situación socioeconomía que le rodea y no por su trastorno directamente”, asegura Ismael Loinaz, doctor en Psicología, criminólogo y psicólogo forense.

La semana pasada escribimos sobre la relación entre los trastornos mentales y la delincuencia.  El artículo estuvo basado en el capítulo “Psicopatología y delincuencia” escrito por Loinaz, en el libro Psicopatología clínica adaptado al DSM 5.  Esta semana reproducimos lo planteado por Loinaz en una matriz en la que se lista el trastorno junto al principal delito con el que se le relaciona, y que es parte de este mismo capítulo.

En lista vemos que entre los delitos que una persona con trastorno límite de la personalidad (impulsivo, inestable, dependiente emocional, ira) puede cometer están el acoso, agresión reactiva, hurtos, conducción bajo efectos de sustancias; frecuentes agresores sexuales y de parejas (por ejemplo, relaciones intensas e inestables, personalidad abusiva).

De acuerdo con lo planteado por Loinaz, una persona con trastorno antisocial de la personalidad (desprecio y violación de derechos y normas) por su estructura este trastorno, está relacionado prácticamente con cualquier delito.

En el trastorno obsesivo compulsivo (orden, perfeccionamiento y control) los delitos frecuentes son negligencias En el hogar, agresiones desmedidas en determinadas ocasiones (por ejemplo, en ámbito familiar por rigidez y orden).

Una persona con el trastorno narcisista de la personalidad (necesidad de admiración, arrogancia, falta de empatía) los delitos en que se ven envueltos son la falsificación, fraude, explotación de personas, “dimensión descrita en agresores sexuales y de pareja”.

El principal delito encontrado en una persona con un trastorno evitativo (inhibición, falta de confianza, hipersensibilidad a las críticas) es la delincuencia sexual.

Una persona con el trastorno histriónico de la personalidad (demanda de atención, exageración emocional) entre los delitos que puede incurrir es en de hacer denuncias falsas para llamar la atención

El trastorno bipolar de la personalidad (impulsividad y comorbilidad toxicológica) en su fase maníaca esta relacionado con delincuencia general, agresión impulsiva, delito económico y vandalismo; fase depresiva, homicidio, acompañado o no de suicidio.

Entre los delitos que se relacionan con el tipo de personalidad esquizoide (desconexión social y restricción emocional), figuran el secuestro y allanamiento de hogares, robos, estafas, agresiones sexuales, homicidio.

En la ludopatía (mantenimiento de las necesidades del juego) los delitos relacionados son el robo, la estafa, falsificación, malversación.

En el trastorno explosivo intermitente (explosión repentina de ira), los delitos manifiestos son contra las personas (lesiones) y contra la propiedad (destrucción de mobiliario, por ejemplo).

El libro Psicopatología clínica adaptado al DSM 5, consta de 17 temas, escritos por diferentes autores.  La coordinación estuvo a cargo de Margarita Ortiz-Tallo, directora del Servicio de Atención Psicológica de la Universidad de Málaga y profesora titular del departamento de Personalidad, Evaluación y Tratamiento Psicológico de la misma facultad.

Publicidad