Sobre los programas de Gobierno de los tres principales candidatos presidenciales

191

*Por Ing. Teodoro Tejada

Para la República Dominicana es muy importante, que los programas de gobierno presentado de los tres principales candidatos presidenciales a las elecciones del próximo 5 de julio, Leonel Fernández, Gonzalo Castillo y Luis Abinader, cumpliendo con  un mandato de Ley 15-19 Orgánica del Régimen Electoral, presentado a la Junta Central Electoral.

Los cuales se sustentan en el cambió que se debe  orientar el gobierno que se instale a partir del 16 de agosto del año en curso, debido a la pandemia del COVID-19, coronavirus, donde la recuperación de la salud y el orden económico son ítems primordiales, así como el respeto al régimen de derecho, la seguridad ciudadana y la producción agropecuaria.

Ya es hora de que el país goce de mejor servicio sanitario, es que el tener acceso a un buen sistema de salud, es un derecho fundamental contenido en nuestra carta magna, la Constitución de la república, cómo también los son el derecho a la educación, alimentación y vivienda.

El presidente Danilo Medina dispuso la remodelación de 56 hospitales públicos, de los cuales todavía faltan 22 por finalizar a seis años de haberse iniciado ésta obras, donde la gran mayoría de estos proyectos se elevaron exponencialmente el valor de su presupuesto original, y hoy en medio de ésta terrible pandemia, hemos visto que el esfuerzo y esmero del mandatario no ha dado el resultado esperado, sabemos que de buenas intenciones está el camino que lleva al infierno.

Si no les exigimos a nuestros funcionarios, mayores compromisos en sus actuaciones y ejecuciones, sin un régimen de consecuencia, muchas veces ese esfuerzo del presidente queda truncado.

Se hace necesario modernos complejos sanitarios en todo el territorio nacional, que vayan en beneficio de los más necesitados acompañados de presupuestos con ejecutoria, rigurosidad y transparencia, donde los mismos tengan los recursos humanos capacitados y bien remunerados, con los equipos de última  generación, para darle asistencia médica a la población.

Un aspecto primordial es que mientras estemos en ésta merma obliga del sector turístico,  ese tiempo se utilicé en el mantenimiento, reparación y remodelación de la planta física de las infraestructuras turísticas, en vez de estar anunciando al país nuevas construcciones de habitaciones hoteleras, es que no se debe pretender dormir a la población con cuentos de Hadas, ni pretender sembrar ilusiones en tiempo de crisis.

El gobierno actual debe implementar un vasto plan de construcciones públicas y buscar el dinero dónde sea que le oferten créditos para pagarle las cubicaciones a los contratistas.

Hay que acelerar las construcciones de escuelas, estancias infantiles contratadas, que al decir verdad.

Las construcciones privadas, hay que incentivarlas, con exoneraciones del pago del ITBI, en lo que resta del año, en vista de que la tasa del dólar ha tenido incrementos que hay que tomarlo en cuenta, producto que los principales generadores de divisas, cómo son turismos y remesas se ha paralizado por los efectos del COVID-19 a nivel mundial, sólo para poner un ejemplo, en lo que va del año de mediado de febrero a mayo, 40 millones de dólares en remesa han dejado de enviar al país, los dominicanos en el exterior.

Tenemos temporadas de Huracanes y éstos fenómenos atmosféricos, que se convierten en desastres naturales porque no tenemos las leyes, normas y reglamento de una real y verdadera capacidad y reserva de agua caída por precipitaciones, donde las grandes avenidas o crecidas de ríos y arroyos terminan en los océanos y mares que rodean la isla.

 

*El autor es expresidente del Colegio Dominicano de Ingenieros y Arquitectos y Agrimensores (CODIA).

 

-- publicidad --