Sábado, 20 de julio, 2019 | 12:56 am

Situación política compleja



La situación política está muy difusa y hoy nadie puede vaticinar el cuadro político del próximo certamen electoral, donde los principales partidos enfrentan situaciones de contradicciones poco probables de soluciones en procesos de discusiones, ya que hoy no tenemos diferencias ideológicas, sociales o políticas, siendo las mismas por el afán de controlar y manejar el poder sin ningún plan objetivo visible de proyectos sociales y colectivos, más que controlar los múltiples intereses que se mueven alrededor del Estado.

Los liderazgos se han ido disgregando y corrompiendo en procura del manejo de poder e intereses económicos, controlando negocios y mafias que se crecen día a día, sin que avizoremos soluciones a nuestros principales males de nación más que aquellos que son comunes en las agendas de las democracias, sin alterar las estructuras enferma de los sistemas que sufrimos por años, y que no van en la vía de ir distribuyendo más equitativamente nuestras riquezas, a pesar de que crecemos económicamente sin que impacte la pobreza que se come nuestra población.

Nuestro partido de Gobierno tal vez enfrenta la peor crisis de su historia, la cual tiene repercusiones muy negativas, ya que controla todos los poderes del Estado y su debacle puede ser funesta para el Gobierno y la economía que se llevaría por delante muchos años de estabilidad y esa es la gran responsabilidad que lleva en sus hombros el presidente del país Danilo Medina y el presidente del partido, Leonel Fernández, lo que los obliga a sentarse y dirimir sus diferencias como producto del partido y del líder mismo.

Ellos, a mi entender, serían mucho más relevantes históricamente como equipo empujando una mejor solución colectivamente que como individuos, y su liderazgo levantarse por encima de los intereses que definen a sus grupos de apoyo.

Situación que los convertiría en los expresidentes y piezas fundamentales del desarrollo del país por todos los años que quieran siendo productivos e innovadores, oportunidad que les ofrece su experiencia en la presidencia.

Danilo Medina y Leonel Fernández están compelidos a buscarle solución a una situación que solo ellos han provocado y que todos los militantes les permitimos, sobre todo los miembros del Comité Político, que se echaron a un lado y se hicieron cómplices de la destrucción de la unidad e institucionalidad del partido.

Un grupo de miembros del Comité Central, enviamos un documento al Comité Político el 27 de julio de 2016, que uno de sus párrafos decía: “Les sugerimos diseñar un plan de corto plazo con el propósito de identificar a profundidad nuestras debilidades y fortalezas, determinar las causas de las mismas y trazar líneas de superación sin importar el costo que coyunturalmente pueda tener para la organización, si en el porvenir vamos a lograr un partido más disciplinado, mejor organizado, con objetivos estratégicos claramente definidos, con un liderazgo sólido y en disfrute del respeto y aprecio del pueblo dominicano”.

A pesar de que le entregamos el documento a cada miembro del Comité Político nadie se dio por enterado, lo que demostraba el grado de deterioro de la institucionalidad a la que habíamos llegado y la que hoy nos afecta, poniendo en riesgo la existencia misma del partido y la estabilidad de la nación. El Partido ni el país pueden estar dependiendo del capricho de dos hombres, y apelamos a sus buenas intenciones para concluir en los mejores términos.

*Por Osiris Mota

Publicidad