Semblanza de Rafael Molina Morillo

Semblanza de Rafael Molina Morillo

El doctor Molina Morillo fue un periodista que además de cumplir el deber de informar y orientar al pueblo, procuró la hondura y la trascendencia con textos que van más allá de las páginas de los diarios.

*Por Rafael Peralta Romero

En abril de 1948, cuando se fundó el diario El Caribe, junto con el referido periódico, nació Rafael Molina Morillo. Nació como periodista, quiero decir, pues su aparición  como persona había ocurrido en La Vega dieciocho años antes,  es decir en marzo de 1930. Como si una fuerza  superior lo hubiese señalado, el hijo de Domingo A. Molina e Icelsa Morillo habría de ser periodista en una etapa en la que la única universidad existente no ofrecía esa opción profesional.

Stanley Ross, un veterano periodista norteamericano,  venido al país para dirigir  El Caribe, propició el reclutamiento de  jóvenes, graduados de bachiller que quisieran aprender a trabajar en periódico. Molina Morillo  acudió al llamado, superó la prueba de admisión y se inició como reportero. Cinco años después, es decir en1953, se invistió de doctor en  Derecho en la Universidad de Santo Domingo. Se preguntó qué carrera seguir.

Pero ya el  periodismo le era incurable, y viajó  a Madrid, España,  donde se graduó  de licenciado en esa carrera en  la Escuela Oficial de Periodismo, esto era en 1955. A su regreso, fue director ejecutivo de El Caribe hasta 1956,  momento en que inicia la otra faceta importante de su  historia laboral.  Es decir,  fue secretario de la Embajada dominicana en México (1956-57), cónsul general  en Panamá (1957-58) y consejero de la embajada  dominicana  en México (1958-59).

En 1961 fundó la revista “Ahora”, que dirigió hasta 1979, cuando vendió sus  acciones en dicha empresa. Antes  había creado,  en 1966,  el diario El Nacional, cuya dirección asumió posteriormente ejerciéndola también hasta 1979.

Por esos días,  Molina Morillo   fue miembro de la Cámara Americana de Comercio, de APEC, de la Sociedad Dominicana de Bibliófilos. Fue director de la Sociedad Interamericana de Prensa (SIP) de 1967 a 1979.

En esa última institución, que agrupa a los propietarios de diarios de América,  Molina Morillo se siente como en su casa. Del 2000  en adelante  sería de nuevo presidente  y primer vicepresidente de la Sociedad Interamericana de Prensa (2005-2006); fue presidente de su comisión de Libertad de Prensa durante cinco años (1999 a 2004). Fundador y primer presidente del Centro para la Libertad de Expresión en la República Dominica (2004). Miembro del Comité Ejecutivo de la SIP. Ex-vicepresidente del Instituto de Prensa de la SIP (1998).

Hasta este domingo, cuando falleció, ha sido  director del periódico El Día, desde su fundación en 2002. Antes dirigió el  Listín Diario, desde abril 1997 al 2000; y había sido director ejecutivo del mismo desde agosto de 1995  al 97.

Además de producir programas de radio y televisión,  el doctor Molina Morillo incursionó en la  formación de nuevos profesionales de la comunicación. Primero fue profesor de la escuela de  Comunicación Social de la Universidad Autónoma de Santo Domingo, en los inicios de la misma  en la séptima década del siglo pasado, y luego director de la Escuela de Ciencias de la Comunicación, en la Universidad Católica  Santo Domingo (1984-91).

Cuando vendió sus empresas periodísticas, en 1979, retornó a la carrera diplomática  con la designación de Embajador Jefe de la Misión Permanente de la República Dominicana ante las Naciones Unidas (1979-1980). Luego pasó a ser embajador ante el gobierno de los Estados Unidos de América y en Canadá (1980-1982).

El doctor Molina fue un periodista que además de cumplir el deber de informar y orientar al pueblo,  procuró  la hondura y la trascendencia con  textos que van más allá de las páginas de los diarios. Ha publicado los libros “La Prensa y la Ley en Santo Domingo”; “Gloria y Repudio: Biografía de Pedro Santana”; “Personalidades Dominicanas 1992-1993”.

En 2014 publicó “Mis memorias imborrables”, libro fundamental para la valoración de su carrera profesional,  el cual le hizo  merecer el Premio Nacional de Historia, renglón Testimonio, otorgado por el Ministerio de Cultura.

Más recientemente, el  Banco de Reservas puso en circulación el libro “Molina: Prensa y Libertad”,  editado por el periodista José Rafael Sosa, en el que se  incluyen testimonios de otros periodistas, selección de textos escritos por Molina en su largo ejercicio y otros detalles que resaltan sus cualidades  personales y sus méritos profesionales.

Molina Morillo ha sido miembro, ejecutivo o presidente  de  diversidad de instituciones  profesionales, educativas, culturales y  de desarrollo social.  Recibió   título de doctor honoris causa  por más de una universidad y fue condecorado con la orden de Duarte, Sánchez y Mella. En 2010 recibió el Premio Nacional de Periodismo, instituido por el Estado dominicano, para reconocer a un profesional de esta rama por su trayectoria de por vida.

Don Rafael Molina Morillo estuvo casado, hasta la fecha,   con la señora  Francia Espaillat Franco, con quien   procreó cuatro hijos: José Antonio, Amelia, María Alicia y Silvia María, amores que ha sabido compartir con la incurable pasión de escribir a diario, que eso es el periodismo.

(Semblanza de Rafael Molina Morillo, leída por Rafael Peralta Romero durante un reconocimiento que le tributara  la Academia Dominicana de la Lengua, el 9-12-2014).



Avatar

El Día

Noticias Relacionadas