¿Se quedan o se van?

¿Se quedan o se van?

¿Se quedan o se van?

Un cambio de gobierno siempre se hace sentir en el ánimo de los servidores públicos, no importa el nivel. Siempre es así, sin importar si se trata de una reelección y, como consecuencia, un cambio más bien protocolar.

La verdad es que hay nervios en el ambiente, particularmente entre funcionarios tocados por la incertidumbre de no saber si se quedan o se van antes, durante o después del 16 de agosto.

Antes, ¡una tisana!
El ánimo está a un nivel que en algunas instituciones parece como si el partido de gobierno hubiera perdido las elecciones, y todo debe ser por culpa de las bolas puestas a rodar con supuestos cambios y destituciones que se harían efectivas en agosto. Antes, para estos casos, era usada la tisana de hojas de guanábana, pero ahora debe de haber fármacos igual de efectivos.