Se ensombrece el panorama político

0
1

Por la rapidez y el descuido que hubo en el Congreso, no hay duda de que el país ha comenzado a sentir los malos efectos de la aprobación de dos leyes que fueron reclamadas, pero se hizo con fallas imperdonables.

Desde imponer el sistema de primarias abiertas, con un alto costo para el Estado, hasta obligar a la Junta Central Electoral a cargar con la responsabilidad de las cúpulas de los partidos en el montaje de procesos internos, vienen a ser algunos de los tollos que hay que endilgar al Congreso Nacional.

Ahora se observa que el Tribunal Constitucional ha tenido que revertir el caso de las sanciones por cuestionamientos a los candidatos por las redes sociales y la violación legal que implica que las cúpulas partidarias asumieran el poder de decidir el método de elección de los candidatos. Por suerte que el Tribunal Constitucional ha decidido lo que se espera sobre el caso.

El caso de la JCE

Hay que esperar que ahora se esclarezca el problema que tiene la Junta Central Electoral con el tema del arrastre de los diputados y los senadores, ya que la fórmula híbrida aprobada no concita el amplio apoyo que se creía.

El tema deberá debatirse en el Tribunal Constitucional por la categorización que atribuye la resolución de la JCE a los ciudadanos de cinco provincias y a otros de 26 que fueron excluidas del arrastre por carecer de circunscripción. Lo factible, de acuerdo a la lógica, sería que la JCE busque una solución.

-- publicidad --