Resolución redundante

Resolución redundante

Resolución redundante

El Ministerio de Cultura ha emitido una redundante resolución que pretende contener la vulgaridad, la incitación a la violencia , el fusilamiento de reputaciones y muchos otros males a través de medios de comunicación de masas.

El uso del termino “redundante” se debe a que desde hace años el Estado cuenta con los mecanismos legales para afrontar lo que la resolución de ahora pretende afrontar.

Lo que le ha faltado a las autoridades ha sido la voluntad de hacer cumplir las normas establecidas para evitar lo que ahora luce incontrolable.

Lo soez en los medios luce un cáncer social que se expande de manera acelerada y que corre el riesgo de provocar daños irreversibles.

La resolución en cuestión del Ministerio de Cultura sólo tendría utilidad si sirve como punto de partida de una cruzada social para contener la vulgaridad, la violencia y el sicariato moral que se ha adueñado de medios de comunicación convencionales y de las plataformas sociales modernas.

Los dueños de esos medios también tienen una responsabilidad de primer orden en contener un fenómeno que envenena el alma de la sociedad y que contribuye a la expansión de la violencia.

El fenómeno no es local, tiene presencia a nivel global, por lo tanto su abordaje no puede ser aislado, aunque cada país de manera aislada puede hacer lo que le corresponde.