Sábado, 19 de octubre, 2019 | 5:10 am

¡Renovación!



Tanta porquería infesta el debate estos días que quizás convenga mirar alrededor y preguntarse si quedan políticos que valgan la pena.

Porque la mayoría de los líderes de la oposición está para reelegirse o irse de profesor a París o funcionario de la ONU.

O atender su siembra de mangos y los nietos. O colaborar con la Procuraduría en serias investigaciones. O encerrarse en un centro psiquiátrico… Afortunadamente sí hay políticos que creo que sirven y aunque les dicen “jóvenes” tienen más experiencia que las décadas que lleva el PLD arriba, como por ejemplo Ito Bisonó, quien penosamente no tiene partido.

Del PLD, Rafael Paz trae un enfoque novedoso y atractivo. Mi favorito de los nuevos es David Collado. En las semanas recientes ha sido enorme el contraste entre mucha cháchara vacía del debate político y las apariciones públicas de David, rescatando Plaza Montesinos o aumentando sueldos a bomberos o renegociando ventajosamente para el Cabildo los contratos de recogida de basura. Que nadie crea imposible mejorar la calidad de nuestra desprestigiada política…

Publicidad