¿Qué pasó en el Santo Cerro?

56
DAVID-ALVAREZ-Martín
David Álvarez Martín

Si el primer discurso fue producido en nuestra isla por Pané para recuperar la cultura taina, el segundo surge por una experiencia bélica en el mes de marzo de 1495.

Intentando los europeos establecer una base política y militar en el área aurífera del Cibao se establecen en un promontorio que domina todo el valle y son hostigados por grupos aborígenes al mando de Manicaotex.

El grupo español estaba compuesto por 200 soldados de infantería blindados, 20 jinetes blindados, y un gran número de aborígenes aliados a los españoles. Las tropas tainas que lucharon del lado español debieron ser muy superiores en número a los españoles y eran súbditos del cacique Guacanagaríx, quien desde la llegada de los españoles mantuvo una alianza con los invasores.

Manicaotex, en cambio, era hermano de Caonabo, quien desde el inicio de la conquista lideró la resistencia contra los europeos hasta que fue apresado.

El objetivo del ejército de españoles y guerreros taínos dirigidos por Colón era erradicar los crecientes ataques de los indígenas contra los españoles, que dificultaba la obtención del oro, y establecer un punto de apoyo firme en el centro del valle.

Hasta ese momento los europeos sólo tenían una pequeña fortaleza, Santo Tomás de el Jánico, en las estribaciones norte de la cordillera central.

El relato narra las sucesivas escaramuzas entre los españoles y taínos dirigidos por Colón y los contingentes tainos al mando de Manicaotex.

A pesar de la ventaja táctica de estar los españoles en un nivel de terreno elevado y tener armas de acero, parece que el conocimiento del terreno de sus adversarios y el número superior de tropas tainas al mando de Manicaotex fueron diezmando a los españoles y sus aliados.

El relato castellano llega a magnificar el número de los oponentes y en el texto indican que había: «indios hasta donde alcanzaba la vista.»

El drama bélico pudo tener una duración de poco más de una semana y tiene su punto mayor intensidad la última noche. Se relata la construcción de una cruz con ramos de un árbol de níspero que en oleadas sucesivas los guerreros tainos intentaron cortar o quemar sin éxito, y el sufrimiento de los españoles que tienen la percepción que al día siguiente serían asesinados todos.

Este relato concluye, luego de mencionar un hecho sobrenatural, cuando por la mañana, las tropas cansadas, sangrientas, asustadas de los españoles se levantaron, dispuestos a bajar de la montaña a luchar hasta la muerte, ¡no había nadie allí para luchar!” ¿Qué pasó realmente?

-- publicidad --