¿Qué hacer?

¿Qué hacer?

¿Qué hacer?

Es una pregunta que debería hacerse cada dominicano. Principalmente, el presidente Luis Abinader, tras la encerrona del subsecretario de Estado para la Lucha del Narcotráfico, Todd Robinson, de que la comunidad internacional no ayudará a Haití en su seguridad.

El mandatario dominicano ha cumplido con su deber y misión de alertar sobre el peligro que representa Haití, aunque se esperaba y se confiaba en que habría alguna reacción más positiva de las naciones poderosas.

No basta con advertir de la gravedad de la inestabilidad en la vecina nación, sino que el problema no aguarda por más tardanza. Todo el mundo está conteste sobre la magnitud del desastre en que ha caído Haití, por lo que es inapropiado pretender que los propios haitianos podrán superar esta crisis.

El desacuerdo en el liderazgo político, social y económico representa el principal escollo para que el pueblo haitiano pueda encausarse por el camino de la prosperidad a corto plazo. Es la verdad.

Reunión del PRM
El presidente Abinader participa esta tarde, a partir de las cuatro, en una reunión de la Dirección Ejecutiva del Partido Revolucionario Moderno.

Se especula que se tratará sobre el malestar que expresan algunos dirigentes y miembros de esa organización por la falta de designaciones en el Gobierno.

Ese cuestionamiento ha sido el blanco de crítica en el PRM, contrario a lo que ocurrió con el Partido de la Liberación Dominicana, ya que en sus gestiones fueron nombrados los principales dirigentes y muchos “compañeritos” fueron tomados muy en cuenta.



Avatar

El Día

Noticias Relacionadas