Proselitismo

Proselitismo

Proselitismo

El activismo a destiempo en los partido es una práctica difícil de desterrar, salvo que la Junta Central Electoral cuente con el marco legal que le faculte a invalidar cualquier candidatura presidencial.

La debilidad institucional de la JCE ha sido la fortaleza de los partidos para accionar al margen de la ley.

El problema se agrava con el inicio del proselitismo por la reelección del presidente Luis Abinader, escenario que siempre ha sido aprovechado para el desenfreno en el apasionamiento partidario.

Desde ya todos los actos gubernamentales estarán salpicados por el matiz político y eso no está prohibido, al contrario siempre es promovido por los gestores oficiales del continuismo.

Ya el escenario electoral está definido, lo que implica que lo que viene entonces es activar las maquinarias hasta el día de las elecciones de 2024.

Se pinta un panorama muy sombrío para el país en 2023, previo a los comicio, si se cumple el pronóstico de una recesión en la economía de Estados Unido y la Unión Europea, así como una desacelaración de China.

Ese escenario tendrá su impacto en el ámbito político para 2024, en vista de que pueden producirse convulsiones sociales por alzas en servicios y por promesas incumplidas.



El Día

Noticias Relacionadas