Martes, 23 de julio, 2019 | 9:42 am

Procurador afirma David Ortiz no era objetivo de atentado; identifica presunto autor intelectual

procurador


SANTO DOMINGO.- El procurador general de la República, Jean Alain Rodríguez,  confirmó esta tarde que no era David Ortiz el objetivo del atentado del que fue víctima mientras compartía en un bar de la avenida Venezuela, sino que el disparo iba dirigido a otra persona que estaba en el lugar compartiendo con él, identificada como Sixto David Fernández.

Asimismo,   identificó como Victor Hugo Gómez el presunto autor intelectual del atentado en que por error hirieron a David Ortiz.

“El objetivo  de este atentado no era la persona de David Ortiz, sino otro individuo que se encontraba en el mismo lugar y en la misma mesa y que por coincidencia vestía un atuendo que fue confundido con el de nuestro exbeisbolista la noche del hecho”, sostuvo.

De acuerdo a Rodríguez, esta confusión de objetivo parece haber sido inducida por una fotografía tomada unos minutos antes del ataque e intercambiada entre uno de los autores intelectuales y los ejecutores.

“La investigación demuestra que el objetivo del atentado criminal que afectó a David Ortiz no estaba dirigido contra él. El blanco de estructura ejecutora y de los autores intelectuales era un amigo de David Ortiz y con quien compartía la misma mesa. Las evidencias señalan de forma científica e inequívoca que el ataque estaba dirigido específicamente  contra Sixto David Fernández, quien era un asiduo visitante de ese establecimiento, especialmente los domingos, día de la semana en el cual acostumbraba tener una mesa reservada que compartió esa noche con David Ortiz”, explicó.

Aspectos críticos de la cronología de los hechos

Una descripción de la ubicación de la mesa donde se encontraba el verdadero objetivo y su tipo de vestimenta y una fotografía de escasa iluminación tomada minutos antes del ataque tomada por Alberto Miguel Rodríguez Mota, fueron los aspectos críticos de la cronología de estos hechos, precisa el Procurador.

La fotografía fue intercambiada entre los ejecutores y uno de los autores intelectuales del hecho.