Precio del trabajo

Precio del trabajo

Precio del trabajo

La cháchara político-partidista disminuye mediáticamente la importancia del diálogo entre empleadores y sindicalistas sobre las necesarias modificaciones al Código Laboral.

La discusión recuerda cómo a fines de los 80 empresarios y un puñado de jefes de sindicatos, junto al gobierno, negociaron la primera reforma importante al que llamaban Código Trujillo, porque databa de la dictadura. Increíblemente, han pasado casi cuarenta años y los jefes sindicalistas son casi todos los mismos (algunos no se retiraron, sino que han fallecido).

Y las discusiones son también similares. Quienes dicen representar a los empleados y obreros deberían soltar sus esquemas decimonónicos sobre protección, pues perjudican en vez de beneficiar a los trabajadores.

La realidad de la seguridad social no puede coexistir con esquemas que encarecen absurdamente el precio de crear plazas de trabajo nuevas.

Los empleadores quizás pudieran pagar mejores sueldos, pero la estructura del pasivo laboral y de costos indirectos crea un abismo entre lo que reciben los trabajadores y lo que cuesta pagarles eso. Facilitar la creación de empleos debería ser la meta.



Avatar

José Báez Guerrero

Abogado, periodista y escritor dominicano.

Etiquetas

Noticias Relacionadas