Sábado, 21 de septiembre, 2019 | 7:58 pm

¿Por qué es importante que el cristiano se congregue?



Existe la errónea percepción de que se puede ser cristiano o servir a Dios sin pertenecer a una iglesia o círculo que persiga ese fin.

Tal vez por desconocimiento o porque no se entienda el concepto de “iglesia”, algunos creen que pueden seguir el evangelio de Jesucristo de manera individual.

Ignoran que la importancia de participar en los servicios de adoración a Dios está en que esto nos permite estar en comunión unos con otros (Hechos 2:42), y cumplir otras dos responsabilidades fundamentales de todo cristiano: hacer discípulos, y estimularnos unos a otros.

“Y consideremos cómo estimularnos unos a otros al amor y a las buenas obras, no dejando de congregarnos, como algunos tienen por costumbre, sino exhortándonos unos a otros, y mucho más al ver que el día se acerca”, Hechos 10:24-25.

Si no asistimos a una congregación no podremos darnos cuenta de las necesidades de otros, para ayudarlos. No podremos animar a los débiles, ni instruirnos para expandir el evangelio. Pero tampoco recibiremos el consuelo, la protección o la motivación de otros cuando estemos pasando situaciones difíciles.

Por eso la lejanía nos puede traer enfriamiento espiritual, y el enfriamiento nos hace presa fácil del pecado; y este, deja secuelas negativas, y hasta la muerte.

Recuerde que la iglesia no son las cuatro paredes que usted conoce: la iglesia o congregación está compuesta por un grupo de personas que han nacido de nuevo, han sido perdonados y salvos por Dios, bautizadas y organizadas para glorificar a Dios, edificarse mutuamente y proclamar el evangelio.

Esa congregación puede estar en su casa, pero asegúrese de contar con un líder sabio y guiado por Dios, para que lo instruya en los caminos del Señor y lo guíe a conquistar a otros.

Senabri Silvestre

Publicidad