¿Podemos evitar los accidentes de tránsito?

¿Podemos evitar los accidentes de tránsito?

¿Podemos evitar los accidentes de tránsito?

Víctor Féliz

*Por Víctor Féliz

Esta semana que discurre no parece ser prometedora si evaluamos los accidentes de tránsito que ocurrirán al final de ella, decenas de pérdidas humanas (el ultimo informe revela que mueren 6 personas al día) y millones de pesos en daños materiales. Sí, exactamente como usted lo está leyendo, esas son cifras que espantan hasta el mas incrédulo de los ciudadanos.

La temática amerita un profundo análisis, pues suena paradójico que la República Dominicana tiene las normas legales necesarias y suficientes como para que todo esto se mantenga ordenado y funcional. Contamos con un órgano moderno rector del tránsito que se conoce por sus siglas como INTRANT y a los ayuntamientos que son los “dueños” del territorio que tienen como competencia el ordenamiento del tránsito de vehículos y personas en las vías urbanas y rurales; hasta tenemos en implementación plena un Sistema de Gestión de Seguridad Vial ¿Qué nos falta entonces?

Para contestar esta pregunta empecemos resaltando que el comportamiento del Estado cuando se habla de este tema es bipolar. Pues mientras se hacen grandes inversiones con fondos públicos para crear un sistema de transporte colectivo moderno y funcional se fomentan las importaciones de vehículos de manera acelerada. En los últimos tiempos llegan a puertos dominicanos automóviles que son desechados en países de Asia por haber caducado en su vida útil y sin las normas de seguridad exigidas por los estándares del mercado local.

Pero además mediante estudios realizados sobre los adquirientes de estos artefactos de transporte, se ha determinado que el medio que usaban para trasladarse antes de adquirirlo era una motocicleta. El 100% carecía de una licencia para conducir previamente. Para ser justos, al momento de redactar el presente escrito, el gobierno ha anunciado el inicio del registro de motociclistas bajo el plan de seguridad ciudadana que persigue regular y controlar a estos usuarios.

Para que se de un accidente de tránsito intervienen fundamentalmente tres factores: la infraestructura (calles, avenidas, autopistas), el vehículo mismo y obviamente el conductor. Esta debidamente documentado que el conductor en el pais nuestro es el principal causante de que ocurran estas desgracias que está a nivel pandémico. Todo conductor detrás del volante asume un riesgo y por supuesto habría que preguntarle hasta donde está consciente de lo que está asumiendo. La distracción, que no es más que la atención dividida, es una de las causantes que inciden de manera determinante en un accidente; las emociones (tener un mal día, por ejemplo) no escapa a ser también una de ellas.

He aquí la respuesta a la pregunta sobre que nos falta: educación y concientización sobre manejo defensivo. Esto no es más que, como dijo Rafael Toribio en nuestro espacio Municipalidad Global: “conducir para salvar vidas, para no perder tiempo ni para perder dinero”.

Parecería ser muy básica la expresión, pero sin embargo es la clave para detener esta angustiante situación que nos arropa. Usar la regla de los tres segundos antes de iniciar la marcha al darnos la luz verde el semáforo, mantener una distancia sensata del vehículo de enfrente, colocar la música a nivel prudente que nos permita escuchar el entorno exterior, seleccionar su emisora favorita antes de hacer el recorrido y hasta manejar las emociones son ejercicios que hacen la diferencia.

Tal como dijimos al inicio, esto amerita un análisis profundo, mas sin embargo iniciando con nosotros mismos podríamos reducir las irreparables perdidas humanas que alimentan las angustiosas estadísticas nacionales, exigiendo el involucramiento del estado definiendo su visión sobre la importación de vehículos inseguros y el mantenimiento de las vías responsabilidad de los gobiernos locales.

La respuesta al tema principal es: Sí, podemos evitar los accidentes de tránsito.



Avatar

El Día

Noticias Relacionadas