Pautas para evitar la intoxicación alimentaria durante las fiestas

Festividades. En estas fechas es común consumir muchos alimentos y muy condimentados. Precaución. Procure una correcta cadena de frío posterior a la preparación de los alimentos.

171

Diciembre es uno de los meses en los cuales se consumen grandes cantidades de alimentos, debido a las reuniones, salidas y fiestas propias de la época.

Keyla Villa, gastroenteróloga de los Centros de Diagnóstico y Medicina Avanzada y de Conferencias Médicas y Telemedicina (Cedimat), indica que la enfermedad transmitida por los alimentos, a veces llamada “intoxicación alimentaria”, ocurre comúnmente en todo el mundo, incluso en los Estados Unidos.

Afortunadamente, explica la especialista, la mayoría de las personas se recuperan de un episodio de enfermedad transmitida por los alimentos sin necesidad de recibir atención médica y sin complicaciones a largo plazo, pero algunos tienen factores de riesgos como debilidad en el sistema inmune que puede empeorar su situación si no es atendido.

La tradición

“En Navidad es común que se preparen diversos tipos de comidas, que se rompan las dietas que durante el año se han llevado y que los alimentos que quedan se guarden para el “calentao” al día siguiente.

Pero justo en esta situación dirigimos algunas pautas para evitar que, luego de tan agradable disfrute, se culmine con una intoxicación por los alimentos”, señala Villa.

Destaca que es necesario definir términos, porque un buen comer no solo se trata de agradar al paladar en el momento, sino también de tener las medidas precisas para contribuir en la preparación, el cuidado y la conservación de estos y con esto reducir las posibles incidencias de contaminación y mala manipulación que aumentan el riesgo de la intoxicación alimentaria.

La intoxicación

Al hablar sobre la intoxicación alimentaria, la especialista específica que es una enfermedad causada por la ingesta de alimentos contaminados por gérmenes (bacterias, virus o parásitos) y se manifiesta por náuseas, vómitos o diarrea.

Una de las causas más comunes es el norovirus y algunas bacterias como salmonella y E. coli. Estos gérmenes se pueden obtener en las comidas de diferentes formas:

Las personas enfermas pueden transmitirlos a los alimentos que cocinan si no se lavan las manos antes de manipularlos.

También pueden vivir dentro o sobre los alimentos y estos no se lavan o cocinan lo suficiente, pueden infectar a las personas.

La doctora señala que en la contaminación cruzada, los gérmenes de un alimento pueden entrar en otro.

Esto puede suceder cuando una persona usa la misma tabla de cortar o cuchillo para preparar diferentes alimentos.

Sobre los síntomas, Villa sostiene que se pueden presentar luego de comer los alimentos contaminados o semanas después.

Los más comunes son náuseas o vómitos, dolor abdominal, diarrea que puede ser acuosa o con sangre y fiebre.

Menos común se puede presentar, visión borrosa, problemas en el sistema nerviosos central y sensación de mareos.

Estar alertas

Ante estas señales, la gastroenteróloga explica que estar alerta es de vital importancia, ya que la persistencia de signos y síntomas pueden complicar la situación clínica de una simple intoxicación y más en la población infantil o en envejecientes, por lo que se recomienda acudir a urgencias ante las siguientes situaciones: si tiene más de seis deposiciones líquidas en 24 horas, presencia de sangre en sus vómitos o deposiciones, fiebre superior a 38.5 ° por más un día, dolor abdominal intenso.

También se debe tener cuidado si se tiene 70 años de edad o más, si presenta señales de deshidratación como diarrea acuosa, cansancio, sed, sequedad de boca o lengua, calambres musculares, mareo, confusión, orina muy amarilla.

Diagnóstico y tratamiento más recomendados

Muchos pacientes no necesitan pruebas, pero su médico les indicará ante la sospecha de que la intoxicación sea por gérmenes o por lucir deshidratados.

Sobre el tratamiento, todo dependerá de la situación particular de cada caso. Muchos pacientes ameritarán hidratación endovenosa y si se encuentran muy deshidratados y con vómitos, en algunos casos será necesario el uso de antibióticos antibacterianos.

Algunos pacientes optan por el uso de antidiarreicos, pero estos no siempre son recomendados y se deben evitar en casos específicos, como es la presencia de fiebre o sangre en la evacuación.

-- publicidad --